Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/09/2017

El origen de la cinta adhesiva

Según zonas de España y Latinoamérica, recibe el nombre de Celo, Fixo o Fiso, Tesafilm-Tesafil-Tesafix-Tesafí y también cinta scotch. Sencillamente es la cinta adhesiva de casi toda la vida. Aclaradas por fin un par de dudas existenciales sobre uno de los inventos más utilizados cotidianamente, un invento que en el año 2004 fue nombrado “Obra Maestra Humilde” por el MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York).

La cinta adhesiva transparente fue inventada por el ingeniero químico norteamericano Richard G. Drew en 1925. Joven y astuto ayudante de un laboratorio de la empresa 3M (Minnesota Mining and Manufacturing), Dick trabajaba en el proyecto de un producto que permitiera a los fabricantes de automóviles pintar cómodamente los coches. Problema: en aquella época había un verdadero entusiasmo por las carrocerías de dos colores pero a los fabricantes les resultaba muy difícil pintarlas, ya que la línea que separaba los dos colores era imprecisa y quedaban mal delimitados los dos tonos.

Dick Drew (1899-1980) ideó un adhesivo para marcar cada zona, similar a las cintas adhesivas que utilizan actualmente los pintores de paredes para proteger los marcos y cristales. Para que los operarios retiraran más fácilmente la cinta protectora, sólo eran adhesivos los bordes.

Pero los pintores de las carrocerías creyeron que únicamente era una forma de ahorrar cola, por lo que llamaron a la cinta humorísticamente “scotch” (escocesa), en alusión a la fama de avaros que arrastran los escoceses. De cualquier modo fue creciente la popularidad de la cinta protectora en las fábricas de automóviles a finales de los veinte.

En 1930 3M comercializó una cinta adhesiva celulósica muy parecida a la que conocemos hoy en día y los directivos de la firma se apoderaron hábilmente del mote “scotch”. La empresa llevó más tarde esta alusión a adornar los envases y el extremo de los rollos con un tartán, el tradicional diseño de cuadros escoceses.

Historias de coches aparte, inicialmente la cinta scotch se utilizó en bancos y bibliotecas que necesitaban remendar billetes y libros. Pero muy pronto la mayoría de empleados le encontró otras muchas y diversas aplicaciones, como encuadernar, fijar carteles y todo tipo de arreglos y manualidades. Fue la prueba de que se podía perfectamente vender masivamente al público. Desde entonces no ha parado hasta convertirse con el tiempo en ese elemento que no falta nunca en toda casa u oficina.

Fuente principal: ballesterismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies