Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

19/11/2017

El primer hombre que se acercó a las estrellas

“Dando vueltas a la Tierra en mi nave espacial orbital me maravillé de la belleza de nuestro planeta. Pueblos del mundo, protejamos y aumentemos esa belleza, no la destruyamos”.

Yuri Gagarin, primer ser humano en ver la Tierra desde el espacio.

Junto a la famosa frase de Neil Armstrong “Es un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad”, existe la correspondiente de Yuri Gagarin, la que marca el arranque de la era espacial: “¡Poyejali!” (“¡Allá vamos!“), una expresión simbólica de los nuevos tiempos que acabaría formando parte de la cultura popular rusa, ya que se utiliza antes de iniciar algún trabajo o proyecto, especialmente si es complicado o arriesgado. También ha pasado a emplearse como brindis.

Y aún tenemos otra frase del cosmonauta ruso que -dicen- soltó al estar ahí fuera: “No veo ningún Dios aquí arriba”. Sin embargo es falso. La frase procede de un discurso del dirigente ruso Nikita Jrushchov en el transcurso de un pleno del Comité Central del Partido Comunista Soviético. En un momento determinado afirmó: “Gagarin voló al espacio pero no vio a ningún Dios allí arriba”.

El “cosmonauta sonriente”, bajito y amable, fue el tercero de cuatro hermanos hijos de un carpintero. A Gagarin le describían como un chico inteligente y trabajador que primero trabajó de obrero metalúrgico pero que en 1954, como rastreando un sueño, se inscribe en el aeroclub de la ciudad de Sarátov. Finalizados sus estudios técnicos entra en la Escuela Militar de Pilotos de Orenburg y en 1959 se presenta como candidato al primer vuelo espacial. Un año más tarde, después de un proceso de selección, el programa espacial soviético lo escoge entre otros 20 cosmonautas. Sometido a una serie de experimentos y pruebas para determinar su resistencia física y psicológica durante el vuelo, aprobó los exámenes con brillantez.

El 12 de abril de 1961 -acaban de cumplirse 50 años de aquello-, el astronauta soviético era lanzado al espacio a bordo de la nave Vostok I. Al cuarto de hora de su partida Yuri ya pudo enviar su primer mensaje anunciando que se encontraba perfectamente y disfrutaba de la vista que tenía de la Tierra desde el espacio. Según consta dijo entonces:

“Veo nubes sobre la Tierra y la sombra que proyectan. Precioso. ¡Qué belleza!”.

El vuelo duró 1 hora y 48 minutos en total: 9 minutos para entrar en órbita y el resto para circunvalar la Tierra. Todo lo que tuvo que hacer fue comunicarse por radio, probar un poco de comida -fue el primero en comer a bordo de una nave espacial- con el objetivo de saber si un ser humano podía sentir y comportarse de manera normal en situación de ingravidez.

Cuando el azul del cielo ya se había convertido en el negro del espacio, Gagarin comunicó al control de la misión en tierra que todo era normal y que la falta de gravedad no parecía tener efectos secundarios. En la fase final, al sobrevolar Africa, el piloto automático encendió los retro-motores iniciando el peligroso regreso a la Tierra (en dos de las cinco pruebas efectuadas los motores no habían funcionado correctamente, por lo que cabía esperar cualquier cosa de una cápsula que iba a atravesar la atmósfera terrestre a 27.000 kilómetros por hora y a soportar una temperatura de 1.000 grados centígrados).

Aunque la nave estuviera bajo control permanente, los científicos poco conocían de los efectos de la gravedad y otros detalles acerca de algo que no se había hecho nunca; de hecho las autoridades soviéticas creyeron que había una gran probabilidad de que Gagarin no sobreviviera al descenso. Por fortuna la cosa salió bien y Yuri aterrizó con paracaídas cerca de Smelovka, un pequeño pueblo de la región de Saratov. Sin inmutarse, le dijo al aterrado agricultor que vio aparecer a un hombre con un mono espacial: “No tengas miedo: soy un soviético como tú que acaba de volver del espacio y necesita un teléfono para llamar a Moscú”.

Era la primera vez que un humano completaba un vuelo espacial aunque la URSS también lo había intentado antes con animales. Yuri Gagarin contaba 27 años, estaba casado y tenía dos hijas. Confesó que la lectura de novelas de Julio Verne había influido en su vocación.

Cosas de la guerra fría: el mundo desconocía el proyecto Vostok, que fue llevado en secreto hasta el mismo día del lanzamiento y la gesta fue un serio revés para Estados Unidos, que veían como su máximo competidor en la carrera espacial les tomaba la delantera otra vez (la URSS también había ganado el primer asalto en la carrera espacial en 1957 con el Sputnik, primer satélite artificial de la historia). A Washington no le quedó más remedio que reconocer este logro y solamente tres días después anunciaban que iban a adelantar el lanzamiento de una nave tripulada a la Luna (algo que finalmente no se haría realidad hasta 1969 con Armstrong y la Apolo 11).

Tan encubierta se había desarrollado la operación que no hay ninguna imagen tomada desde la Vostok 1 que nos pueda dar una idea de lo que vio Gagarin aquel día de abril de 1961. Sí que contamos -es algo de aparición reciente- con una estupenda recreación del vuelo en tiempo real llamada First Orbit, una película que combina imágenes seleccionadas con el audio original de fondo.

De la noche al día este hombre sencillo y cordial se convertía en un héroe nacional, siendo agasajado y recibiendo condecoraciones múltiples. Y contando además con la adoración ciega de todo su pueblo. Yuri Gagarin fue nombrado diputado del Soviet Supremo y, bajo esa consideración de emblema nacional, se constituyó en el estandarte y el mejor de los embajadores de los logros que quería demostrar el socialismo soviético.

Por expreso deseo gubernamental no volvió a viajar al espacio pero años más tarde le autorizan a pilotar aviones de nuevo y es así como Gagarin encontraría la muerte a los 34 años de edad, concretamente cuando en 1968 el MiG-15 que pilotaba junto a un instructor se estrellase al noroeste de la capital. En tal lugar se levanta hoy un monolito rojo en su memoria, mientras que sus restos descansan en el muro del Kremlin.

Después de la hazaña Gagarin se convirtió en un personaje famoso al que dedicaban películas, canciones, monumentos e incluso una plaza en Moscú. Por supuesto todos los niños rusos ahora querían ser cosmonautas. Pero la fama siempre exige algún de tipo de sacrificio y a nuestro héroe se le prohibió cualquier actividad peligrosa que pudiera poner en riesgo su vida. Nunca volvió al espacio y hasta 1968 no consiguió recuperar su licencia de piloto, que le había sido retirada.

La fama lo agobiaba. El mismo Gagarin en su libro “Veo la Tierra” comenta:

“Después de haber cumplido la misión espacial me era difícil pasear por las calles de Moscú y la Plaza Roja sin que nadie se fijara en mí y sin ser reconocido. La popularidad es una cosa irreparable”.

Según algunas versiones, esto junto a los problemas que tenía en su matrimonio y el que no le permitiesen pilotar aviones, facilitaron sus devaneos con el abuso del alcohol. En 1961 en un sanatorio de Crimea Gagarin se hirió gravemente al saltar ebrio de un segundo piso escondiéndose de su esposa, cuando ésta lo sorprendió tratando de seducir a una joven enfermera (hubo de ser sometido a una operación de cirugía plástica).

Más tarde regresó a la Ciudad de las Estrellas donde trabajó como diseñador de naves espaciales reutilizables antes de su prematura muerte.

Múltiples artículos conmemoran estos días el aniversario del primer paso del hombre en su camino al espacio. Hay una magnífica recopilación de ellos en:
Amazing.

Y enlazo también las mejores fotos que he encontrado del simpático Yuri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies