Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

20/07/2017

Escribamos para entendernos

Después de años respirando Internet y más años aún respirando en el Mundo Real™, he visto, primero con divertido interés y luego con creciente estupor, que la forma de escribir y de expresarse van generalmente en franco retroceso. En la calle, en cualquier canal o medio de comunicación y por supuesto en todo tipo de foros y páginas webs, la ortografía y la gramática al uso se presentan a menudo bajo un estado lamentable, fruto de una depravación del lenguaje iniciada hace tiempo y que hoy ya es un hecho extendido.

Muchas veces se apuntan entre las causas de esa “degeneración” a la poderosa subcultura del chat, el Messenger y el SMS, una red que ha atrapado a chavales de los cinco continentes bajo el influjo del lenguaje instantáneo, recortado, pobre y sin matices. No se ven obligados a redactar, ni a buscar alternativas en el vocabulario, ni a corregir palabras. Sólo cuenta la inmediatez, de modo que esto es reduccionismo extremo del lenguaje con todas sus consecuencias.

Claro, trabajar el lenguaje y la lectura desde la escuela básica es complejo, ya que requiere disciplina, espacios adecuados y tiempo, tres cosas que precisamente ahora escasean.

Hoy no lo se, pero hace 20 ó 30 años la asignatura de Lengua Española se estudiaba con rigor, al menos fue mi caso y no resultaba nada divertido porque exigía esfuerzo a lo largo de muchos cursos. Desde muy pequeños nos suspendían con toda naturalidad si en un examen cometías un número determinado de faltas de ortografía, independientemente de las respuestas y cada día tocaba un extenso dictado con el que puntuaban (te podía caer un cero a partir de x errores), amén de preparar en casa una redacción a la semana que si la hacías deprisa y mal, no colaba, te la echaban para atrás.

Más tarde se suponía que habías superado los problemas con la ortografía pero entonces llegaban los duros profesores de instituto que no admitían por ejemplo un comentario de texto breve o mal escrito. Exigían que dominaras mínimamente no solo la redacción de lo escrito, sino también algunos recursos expresivos del lenguaje.

Pelear con aquellos libros de texto de antipáticos lingüistas producía sudores y no era nada raro cargar con la asignatura de Lengua para septiembre. Padecer, padecías, pero lo aprendido ya serviría para siempre.

Por otro lado hay que decir que el mejor de los maestros contra los miedos a la redacción, la ortografía y el vocabulario, ha sido y será siempre la lectura. Un mínimo de apetito por ella y estás salvado. Tampoco descarto la influencia de personajes como el insigne Lázaro Carreter, auténtica “bestia negra” de maltratadores de nuestro idioma. Pero don Fernando se nos fue, ahora no hay tiempo para escuchar a quienes emplean una frase larga y esto comenzó a ir de culo, cuesta abajo y sin frenos.

Me parece que las declaraciones de famosos, famosetes y famosillos de tres al cuarto no van a ser un buen ejemplo de oratoria y, continuando con la televisión, tanto las series españolas como los realities si de algo pueden alardear es de lenguaje chabacano. Tampoco contribuyen a mejorar el panorama.

Por último, vamos a dejarnos de historias, hace varias décadas una persona cualquiera sin estudios solía en general expresarse mejor que un universitario de hoy en día.

En la parte que me toca cada entrada de este blog se redacta con cuidado, revisando la redacción y la ortografía las veces que haga falta antes de publicar. El recuadro para insertar un comentario es como un papel en blanco, no un teléfono móvil ni una conversación en el maldito Messenger. Estaré encantado con todo aquel que deje cualquier tipo de comentario siempre que sea coherente y no ofensivo. Eso es más que suficiente para mi, no me atrevo a pedir más.

Un escrito puede transmitir muchas cosas. La gramática, la redacción y la ortografía, aunque muchos no lo crean, indican la personalidad, capacidad, inteligencia, atención y tolerancia de las personas. No soy un talibán ortográfico, no doy ninguna importancia a los errores surgidos al pulsar mal el teclado o los desaciertos en la acentuación. Sin embargo todo canal de comunicación debería al menos mostrarse respetuoso con el idioma y evitar:

Aberraciones con los caracteres, algo que hace la lectura ilegible y que tanto se estila en foros y comentarios.

Profusión de malsonancias, porque eso violenta a todos.

Faltas ortográficas garrafales, de esas que no se las salta ni una gacela joven (no es solo negligencia, sino total desinterés).

Sólo hay que adecuar la forma en que se escribe, no alterar el contenido.

¿Sabéis qué pasa? Pasa que después de tanto tiempo los ojos están entrenados para cazar gazapos, eso es algo instintivo. Que cada uno escriba como le plazca pero personalmente cuando observo errores ortográficos de bulto en una página, ya no puedo leer hasta el final, sobre todo ante algunas barbaridades que hacen sangrar tus ojos. Sabes de antemano que no puede ser de calidad el artículo.

Objetivo: mejorar. El abandono del cuidado del lenguaje nos conducirá hacia la involución.

¿Por qué cuidar la ortografía en un blog sencillo y anónimo?

No es integrismo ni extravagancia, de verdad. Hay distintas razones nada complicadas:

Porque es una buena carta de presentación: el blog es una extensión de ti, de tu quehacer. La correcta ortografía completa la buena impresión que el trabajo de bloguear conlleva.

Porque es sinónimo de calidad: si has decidido tomarte en serio lo de mantener una web, tanto la redacción como la ortografía son parte del repertorio de tareas de cada día.

Porque está a tu alcance: De veras, las reglas ortográficas no pertenecen al reino de los sabios, están al alcance de todos.

Porque es una satisfacción disponer de algún vocabulario con el que expresar tus ideas de manera apropiada y saber que puedes comunicarte con cualquiera.

Porque tu ordenador lo facilita. En los programas instalados en tu ordenador cuentas con herramientas que resaltan subrayando en rojo lo que está mal escrito y te ayudan a corregir rápidamente con los diccionarios que incorporan.

Por dignidad. No permitamos que nuestro idioma, uno de los más ricos del mundo y si no me equivoco el tercero más hablado, pierda esa condición por vagancia absoluta.

Porque puedes ser perseguido por la Ortopolicía, dilapidado por talibanes ortográficos o amonestado por el CCFVLS (Comité Contra las Faltas de Ortografía Voluntarias y el Lenguaje SMS).

Bitácora contra las faltas de ortografía voluntarias y el lenguaje SMS
5 motivos “premium” para cuidar la ortografía

2 thoughts on “Escribamos para entendernos

  • hermetik Post author

    Gracias a ti, elProf, seguiremos luchando. Aunque al redactar esta entrada soy consciente de que resultará la típica opinión de una persona “mayor” que arremete contra la pérdida de las buenas costumbres, sentía que había que decirlo de todas formas. Gracias por tu interés y saludos desde el otro lado del charco.

    Reply
  • elProf

    Hola:

    Me complace encontrar personas que tienen un mínimo de respeto por el idioma. Comentas que en España las cosas van mal; pues es una pena tener qué decirlo, pero de este lado del Atlántico, las cosas van mucho peor.

    La capacidad de redacción de los universitarios es muy baja en general, y el “mayor educador” de la población general, la televisión, parece elegir a sus locutores entre los peor preparados de todos. En la radio las cosas están mucho peor.

    Nos queda seguir haciendo lo que hacemos, tratando de influir en nuestro pequeño (o grande) círculo de amigos y conocidos, motivándolos a redactar al menos con un poco de cuidado.

    Te agradezco la referencia.

    Saludos y seguimos en contacto.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies