Blog de música, tecnologías, poesía y cerveza fría

24/09/2017

Led Zeppelin: Over the hills and far away

Surgidos en Inglaterra a finales de los 60, la influencia ejercida por Led Zeppelin es tal que hoy resultaría muy difícil de calibrar. Si se trata de hablar de números, los suyos son concluyentes: hasta la fecha se han vendido más de 300 millones de sus álbumes en el mundo, de ellos unos 109 millones sólo en los Estados Unidos.

Su segundo disco, Zeppelin II (1969), consiguió destronar el “Abbey Road” de los Beatles, dando puerta a la etapa del reinado de los de Liverpool y sentando las bases de lo que después sería conocido como heavy metal (aunque Robert Plant insistía en que “es injusto calificar a la banda como heavy metal, ya que un tercio de nuestra música es acústica”). El talento compositivo del grupo y su calidad incontestable como instrumentistas sirvió de guía a la gloriosa era del rock de los setenta.

El guitarrista Jimmy Page (ex de los Yardbirds), el vocalista Robert Plant, John Paul Jones (bajo y teclados) y John Bonham a la batería, iniciaron en 1968 una andadura de hard rock condimentado con blues, folk y trazos de música psicodélica. Bebieron de la mitología (les tiraba bastante la mitología escandinava) y a Robert Plant le fascinaban los relatos fantásticos de Tolkien; por su parte Jimmy Page era seguidor de Aleister Crowley (1875-1947), novelista, poeta y célebre ocultista galés de quien llegó a comprar la mansión donde había vivido, Boleskine House, a orillas del lago Ness.

La relación del grupo y especialmente de Page con crítica y público fue siempre problemática. Page se tomaba en serio todas las reacciones a los trabajos de la banda, tal vez por exceso de suspicacia, o tal vez porque la audiencia británica no respondía positivamente a cada lanzamiento de álbum, hecho que provocaría la decisión del grupo de no publicar singles en su país natal. En cambio la acogida en Norteamérica fue siempre notable. La sensualidad de Plant y el carácter oscuro de Page conforman la combinación perfecta de unos músicos que con sus explosivas actuaciones llenaron estadios de todo el mundo.

Al tercer disco (“Led Zeppelin III”, un trabajo acústico y de mayor intimismo), lo acusaron de montaje comercial. En realidad esas canciones también acabaron convirtiéndose con el tiempo en clásicos, pero el mosqueo de Page y compañía fue tal que después de esto Led Zeppelin decidió que el cuarto trabajo no tuviera título ni nada que permitiera identificarlo, excepto cuatro extraños símbolos o runas, una para cada miembro de la banda. Por eso el disco fue reconocido comúnmente como “Untitled” o mejor “Led Zeppelin IV”. Aparecido a finales de 1971, contenía el inolvidable “Stairway to Heaven” y fue el LP más vendido de la banda. Todavía es el cuarto de los álbumes más vendidos de la historia.

Para entonces los integrantes del grupo comenzaron a exhibir vistosas ropas y extravagantes collares al estilo de las grandes estrellas de la época. Es también durante este tiempo cuando se popularizaron los excesos de Led Zeppelin, viajando en un jet privado (llamado “The Starship”), alquilando plantas enteras de los hoteles en sus estancias durante las giras y dando la nota con comportamientos violentos y excéntricos.

En 1975, R. Plant y su esposa Maureen Wilson sufren un grave accidente de automóvil cuando se encontraban de vacaciones en la Isla de Rodas, y sólo dos años después fallecía a causa de una infección de estómago Karac, el hijo de seis años de Robert Plant. Una profunda depresión alejó al cantante rubio y a su grupo durante una larga temporada de los escenarios.

Las cosas ya no volverían a ser igual. Se rompió el frenético ritmo de grabaciones entremezcladas con espectaculares giras. No obstante Led Zeppelin retomarían aún las actuaciones en vivo y publicarían un último trabajo de estudio “In through the out door” (1979). Finalmente en 1980 el batería John Bonham muere ahogado en su propio vómito en casa de Page tras una fuerte borrachera, lo que acarreó la disolución definitiva de la banda. En 1982 saldría de manera póstuma “Coda”, con material de archivo.

A Led Zeppelin se les imputa gran número de cosas sorprendentes, reales o no, como por ejemplo que practicaban magia negra y que en ciertos temas se ocultan mensajes satánicos (“Stairway to Heaven” es el caso más conocido). También numerosas acusaciones de plagio han surgido a lo largo de la carrera de la banda.

El quinto álbum, “Houses of the holy” (1973), pese a no ser de los más valorados contiene el magistral “Over the hills and far away” (no confundir con otra muy buena canción de igual título que data de 1987 y que pertenece Gary Moore, tema a su vez versioneado por Nightwish en 2001). La portada muestra un grupo de niños desnudos (en realidad sólo son dos pero aparecen replicados) que se arrastran por una cuesta sembrada de piedras y agujeros y está inspirada en una novela de Arthur C. Clarke. Fue censurada en algunos países, España por ejemplo.

“Over the Hills…” es una composición lírica con toques místicos. Arranca con una lenta y bella acústica, continúa con la irrupción suave de voz y estalla en las cuerdas de Jimmy Page. Gloria musical forever.

Led Zeppelin
Over the hills and far away

LETRA
Hey lady. you got the love I need
Maybe more than enough.
Oh Darling… walk a while with me
You’ve got so much…

Many have I loved, many times been bitten
Many times I’ve gazed along the open road.

Many times I’ve lied, many times I’ve listened
Many times I’ve wondered how much there is to know.

Many dreams come true and some have silver linings
I live for my dream and a pocketful of gold.

Mellow is the man who knows what he’s been missing
Many many men can’t see the open road.

Many is a word that only leaves you guessing
Guessing ‘bout a thing you really ought to know, ooh!
You really ought to know…
I really ought to…

– – –

Y una mala traducción:

Sobre las colinas y más allá

Hey mujer, tienes el amor que necesito
Oh, quizás más que suficiente
Oh, cariño… camina un poco conmigo
Oh, tienes tanto…

He amado mucho, me han mordido muchas veces
Muchas veces he mirado fijamente a lo largo del camino abierto

He mentido muchas veces, muchas veces he escuchado
Muchas veces me he preguntado cuánto hay por saber

Muchos sueños se hacen realidad y algunos tienen su cara buena
Yo vivo para mi sueño y un bolsillo lleno de oro

Sabio es el hombre que sabe lo que echaba en falta
Muchos, muchos hombres, no pueden ver el camino abierto

Mas de una palabra te deja dudando,
dudando acerca de algo que deberías saber bien
Lo deberías saber…
Yo lo debería saber…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

^ Subir Arriba!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies