091: La vida qué mala es

«Iremos andando hacia ningún sitio, soñaremos que andamos sin movernos de aquí­.»

A principios de 1996 el diario Ideal de Granada ofrecí­a una triste noticia: «091 se disolverán tras la gira de invierno». La emblemática banda del rock granadino habí­a decidido dejar de existir tras un tour de despedida que recorrió el país.

A pesar del desbarajuste que la noticia provocaba entre sus seguidores, la retirada en plenas facultades supuso un gesto de señorí­o, una decisión difícil y poco vista que les honra.

El punto y final tendría lugar ante una multitud entregada que llenó el Auditorio de la cercana localidad granadina de Maracena, en un directo mítico e inolvidable plasmado en la grabación de un disco doble: Último concierto. Fue una despedida a lo grande repasando los temas más representativos de toda su carrera.

Desconozco si lejos de Andalucí­a puede contemplarse así, pero 091 fueron un orgullo para la gente del sur. Por su música llena de nervio rebelde, por sus magní­ficas letras cargadas de poesía y por unos directos potentes y resolutivos, se ganaron un más que merecido respeto. Para muchos los Cero están entre los mejores grupos españoles.

A pesar de ello a lo largo de su carrera mantuvieron un injusto segundo plano, repitiendo la misma crónica sufrida por tantos otros músicos españoles de talento: desentendimiento de la industria musical a la hora de las promociones, desinterés de parte de la crí­tica y en general poca inversión para llevar adelante un proyecto que no estaba interesado en entrar en la lista de los 40 principales.

Formados en Granada en 1982, fueron sus integrantes: José Antonio Garcí­a (voz y armónica, procedente de TNT), José Ignacio Garcí­a Lapido (guitarra y compositor) y Tacho González. En los 4 primeros elepés también estuvo Antonio Arias, quien más tarde formaría parte de Lagartija Nick, otra interesante banda.

Con ropa negra ceñida, botas puntiagudas y tupés de consideración hicieron sus primeras apariciones 091, mostrando predilección por los sonidos sesenteros, el punk-rock y la New Wave a través de influencias como The Clash, Sex Pistols, Dr. Feelgood, Elvis Costello o The Jam.

Gracias al premio del Concurso de Rock Alcazaba, festival de Jerez de la Frontera que ganaron en 1984, graban ese mismo año con DRO un primer LP, Cementerio de Automóviles. Pero los problemas de promoción llevaron a la ruptura del contrato y a continuación firmaron con Zafiro, con quienes grabarían sus cuatro trabajos siguientes: Más de cien lobos (1986) en cuya producción participó el gran Joe Strummer, Debajo de las piedras (1988), 12 canciones sin piedad (1989) y El baile de la desesperación (1991).

Es un conjunto de trabajos sólido que presenta una continuidad en la que destacan los sonidos de las guitarras y las letras sublimes de Lapido.

Víctor García Lapido, hermano de José Ignacio y Jacinto Ríos se incorporan al grupo para Tormentas imaginarias, que aparece en 1993 de la mano de la multinacional Polydor. Nuevamente recibe elogiosas críticas y, nuevamente, no alcanza el éxito deseado.

Después solo grabarían el que sería último disco de estudio, Todo lo que vendrá después, esta vez con la discográfica independiente andaluza Big Bang.

El directo siempre fue el punto fuerte de 091, es ahí donde defendieron sus composiciones con solvencia. Y junto a ello las letras escritas por José Ignacio Lapido, llenas de sutileza y metáforas, otra de las señas de identidad de la banda.

Pasaban los años y el grupo no dejó de mejorar su música ágil y poderosa, resuelta con energéticas guitarras y arropada por canciones apasionadas. Sin embargo al final, hartos de ir a contracorriente, solos, después de constatar que no habían alcanzado la repercusión necesaria, sintieron que debían abandonar.

Las armonías y letras de 091 vibran aún en nuestra memoria, así como los mensajes de un cancionero lleno de matices que trataba dudas existenciales y que nos hablaba de la juventud, de los sueños y del misterio de la vida:

  • La Torre de la Vela
  • Qué fue del Siglo XX
  • Cuando pierdo el equilibrio
  • 2000 locos
  • Zapatos de piel de caimán
  • La canción del espantapájaros
  • La noche que la luna salió tarde
  • La calle del viento
  • Un hombre con suerte
  • Otros como yo
  • Esta noche …

Viajemos por un momento hasta el año 1991 para revisitar uno de los clásicos efervescentes, La vida qué mala es. Sigue sonando muy contundente.

«Las flores siguen perfumando el aire
los perros no han dejado de ladrar»

La vida que mala es (videoclip)

091
La vida qué mala es

LETRA

Veí­as la vida como una carrera
y no naciste para ganar
por más que corrí­as no viste la meta
busca un hombro en el que llorar

Mi amigo dice que la vida es dura
siempre luchando y luego pa´ na
también me dice que no tiene cura
lo que el vino no puede curar.

Ehh, la vida, ehh que mala es (bis)

Las flores siguen perfumando el aire
los perros no han dejado de ladrar
nosotros en cambio esperamos en balde
que en vez de fuego llueva maná.

Por más señales que halla en los caminos
por más estrellas que podamos seguir
iremos andando hacia ningún sitio
soñaremos que andamos sin movernos de aquí­

ehh, la vida, ehh que mala es

la vida, la vida, la vida es
que mala, que mala, que mala es (bis)

Dios aprieta pero no ahoga
se que esa es la verdad
nos pone suave el nudo en la soga
nos dejan abierta la puerta de atrás
Me lo dijo la mujer del dueño
donde iba a trabajar
tú como tu padre nunca fuiste bueno,
mal trigo, mala harina,
mala harina, mal pan

ehh, la vida…
la vida, la vida la vida es…
Qué mala es, que mala es…

2 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies