Aviador Dro: Amor Industrial

L’aviatore Dro (El Aviador Dro) es una ópera futurista de 1915 del músico italiano Francesco Balilla Pratella (1880-1955).

En un manifiesto de 1910 de la música futurista, Balilla decí­a:

«Apelo a los jóvenes. Sólo ellos deberí­an escuchar y sólo ellos pueden comprender lo que tengo que decir. Alguna gente nace vieja, espectros babeantes del pasado, criptogramas llenos de veneno. Para ellos ni palabras ni ideas, sino una simple sentencia: fin.»

De la ópera mencionada al principio surge el nombre de los protagonistas de este post, ya que los miembros del grupo estaban fascinados por vanguardias artí­sticas de principos del S. XX como el Dadaismo, el Surrealismo y el Futurismo.

El Aviador Dro y sus obreros especializados son pioneros del Pop electrónico en España y de unas cuantas cosas más. Entre sus éxitos destacan Programa en Espiral, Selector de Frecuencias, La Chica de Plexiglás, Vortex, La Ciudad en Movimiento y la inolvidable sintoní­a del Diario Pop, el programa de Jesús Ordovás en Radio 3.

En 1976 Servando Carballar y otros amigos del instituto Santamarca de Madrid se unieron bajo una misma devoción por la Ciencia Ficción y el arte de vanguardia radical y pronto comienzan a producir sus propios fanzines. Su música, muy innovadora en España y a la que definen con el término «Tecno-Pop» (ellos se atribuyen la acuñación del termino), se da a conocer.

Seguro que los identificáis porque en sus conciertos siempre daban la nota luciendo uniformes y gafas industriales, repartiendo octavillas o haciendo declaraciones del estilo: “Somos el primer paso hacia el hombre máquina”.

Juicios antisistema, pasión por el Cómic y la tecnologí­a y estética e ideologí­a de choque, son ingredientes para un producto con un sonido inusual, muy diferente de lo que cuadraba en España por entonces. Trabajan con pensamientos acerca de la sociedad del futuro, reflejándolo con letras ácidas y provocativas: «Nuclear sí­, por supuesto, nuclear sí­, cómo no.»

Y musicalmente, mientras el grueso de grupos españoles miraban a Londres y todo lo que allí­ se cocí­a, El Aviador Dro tení­a preferencia por los sintetizadores y cajas de ritmos y los sentidos más puestos en Alemania principalmente. En una entrevista de 2001 el propio Servando reconocía a Kraftwerk, Devo y los Residents como sus «padres eléctricos».

A lo largo de los años el grupo ha sufrido diversas mutaciones en su formación, siendo Servando (alias Biovac N) el único miembro que ha permanecido siempre en el proyecto.

Curiosidades sobre Aviador Dro hay muchas, como por ejemplo que uno de los nombres alternativos fue «El Maravilloso Mandarí­n y su Maquinaria Agrí­cola». O que el rechazo de las discográficas les empujara en 1982 a fundar la primera compañía de música independiente española: Discos Radiactivos Organizados (DRO), donde se editarían discos de Parálisis Permanente, Siniestro Total, Glutamato Ye-Yé y Alphaville entre otros.

En 1984 Servando participó en la creación de la compañía Dro-Soft, una de las empresas españolas pioneras en la producción de videojuegos.

Mucho más sobre su historia en Mecanisburgo la web oficial, corriendo en un G5 Dual bajo Mac OS X Server.

En 1983 solí­a a menudo disfrutar y tararear divertido Amor Industrial, una canción de sonido impecable y de ritmo envolvente que fácilmente puedes llegar a bailar.

Aviador Dro
Amor Industrial

LETRA

Algo sucede en mi
algo realmente especial
algún mensaje perdido que no puedo descifrar
mi mente divaga entre mil
cosas distintas
y no puedo concentrarme al fin
hasta que no pienso en ti

Y entonces tu imagen llena
toda mi pantalla
y las luces de mi control
parpadean y se apagan
y mil programas distintos
convergen en uno solo
y te apoderas de mi
a través del monitor

Y entonces te declaro mi amor
mi amor industrial
trabajemos juntos los dos
mi amor industrial
amor industrial

Apenas trabajo un poco
en el laboratorio
jugando con los átomos
con un láser incoloro
y formo estructuras de luz
y cargas estáticas
y tu figura repetida
surge tras de la vitrina

Y entonces tu imagen llena
toda mi pantalla
y las luces de mi control
parpadean y se apagan
y mil programas distintos
convergen en uno solo
y te apoderas de mi
a través del monitor

Y entonces te declaro mi amor
mi amor industrial
trabajemos juntos los dos
mi amor industrial
amor industrial (bis)

Los nuevos robots terminados
enmudecen a tu paso
y comentan entre sí­
quien astros te ha diseñado
metal y labios ardientes
son tu retrato,
visores de alto azul,
fulgor extraño

Y entonces tu imagen llena …

11 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies