Charlatanes anunciados en televisión

Más allá de la vida hay bullicio: luces, presencias, almas revoltosas intentando manifestarse. Aunque es algo que sucede constantemente solo unos pocos elegidos poseen la percepción ultrasensorial necesaria para asistir a tales manifestaciones.

La angelical médium británica Anne Germain es uno de esos seres mágicos. La paz y la confianza que transmite sumadas a las artes mediáticas de Telecinco la han aupado a la Champion League del ocultismo actual.

Germain es además, según su página web, maestra instructora de Reiki, un poder espiritual de origen japonés que busca la sanación a través de la imposición de manos y de la canalización de la supuesta “energí­a vital universal” que nos conecta a todos.

No está mal el reiki este como filosofí­a de armonización con la naturaleza y además tiene tradición, tiene sus teóricos, sus practicantes.. Pero no olvidemos que postula la existencia de una energí­a mí­stica que como tal ni se puede medir ni detectar, por lo que para la comunidad cientí­fica el único efecto que puede producir sobre la salud es el atribuible al efecto placebo.

Volviendo a esto del espiritismo, cuya pilar es la idea de que cuando morimos nuestro cuerpo se transformará en espí­ritu, su persistencia viene determinada por la eterna esperanza humana de que exista vida después de la vida. Y de ahí­ ya se infiere la segunda premisa: hay seres queridos del más allá tratando de enviar señales.

Para el business el más allá puede perfectamente constituir también un reality, tinglado muy propio de Telecinco. En ese circo el programa Más allá de la vida entrona a la dulce sacerdotisa que saca palabras a los fantasmas de la muerte y canaliza la luz irradiada por los espí­ritus, tan intensa que, según ella misma confiesa, la ciega (aunque más ciega me parece la caterva de seguidores que tiene allá donde interviene).

Para hacernos una idea de lo que predica gente así­ basta recordar un par de pelí­culas: Ghost y El sexto sentido. Lo que la inglesa dice que vive -también describe sus experiencias en un libro- se acerca bastante a las propuestas argumentales de ambos tí­tulos.

Son incontables los tarots nocturnos y un ejército de videntes proliferan por todos los canales de TV. Muchos no saben ni hablar e inspirarí­an compasión si no hubiera detrás un servicio de tarificación indecente e innumerables seguidores crédulos. Con todo, me ha sorprendido la intensa campaña publicitaria anunciando el espectáculo de una médium que sube a los escenarios de media España para demostrar unas dotes paranormales.

Claramente retrocedemos en el tiempo, estos shows son muy viejos. En la segunda mitad del s. XIX y primeras décadas del XX proliferaban por doquier personajes que hací­an de las ciencias ocultas no sólo un modo de vida sino todo un espectáculo escenificado con abundante parafernalia y venta de entradas en taquilla (he leí­do que la entrada para la Germain son unos 80 € por barba).

En los años 20 del pasado siglo un tal Houdini ya se dedicaba a desenmascarar a esos que aseguran recibir energí­as del más allá. De hecho el legendario ilusionista ofreció un premio en metálico a quien fuese capaz de demostrar habilidades extraordinarias como esta de hablar con los muertos. Después de un tiempo el premio quedó desierto.

La cosa sigue igual; entes energéticos habitando planos psí­quicos, ondas sensoriales, presencias”¦ variantes de lo mismo que alimentan personajes siempre dispuestos a captar adeptos con facilidad, tal vez porque cualquier negocio que hurga en la fragilidad humana tiene la actividad asegurada. Y a juzgar por su notoriedad y número de compromisos no le debe ir mal a esta mujer de limpia mirada azul, o a sus mentores y acompañantes, no lo se. Todos los fieles pregonan lo asombroso de sus poderes y en la visita a las principales ciudades de España muchí­simas personas cuentan los dí­as que faltan para verla en persona.

Una matización: quienes ofrecen un espectáculo dejando claro que lo que hacen es una ilusión son magos, artistas del ilusionismo. Los que afirman que su espectáculo está fundamentado en poderes sobrenaturales son únicamente charlatanes.

Todo el que ha perdido un ser amado es muy vulnerable, carne de cañón para embaucadores. En el programa televisivo -las actuaciones de la gira deben ser muy similares- una sensitiva mujer conseguí­a entrar en contacto con el espí­ritu cercano al invitado. Aprovechando la debilidad emocional de la gente se pueden hacer muchas cosas, como soltar afirmaciones enigmáticas y ambiguas. El truco consiste en que tales vaguedades junto a determinados golpes de efecto, harán que la gente se identifique en seguida; la adivina sugiere en abstracto algo a lo que las ví­ctimas dan inmediatamente forma.

Y claro, en esta situación lo habitual es que los invitados terminen con los ojos arrasados por las lágrimas. Es un técnica en la que en ningún momento se apunta al cerebro sino al corazón.

Aparte de que siempre se ha dicho que existen infiltrados entre el público obteniendo información que después podrá utilizarse en el show, mientras que los fallos pueden maquillarse o ser atribuidos a una “comunicación débil o insuficiente con el difunto”.

Para comprender un poco en qué consiste uno de estos shows podéis leer Un incrédulo en el espectáculo de Anne Germain, excelente y clarificadora crónica de alguien que asistió en persona a una de las recientes actuaciones en directo.

Cuando el corazón deja de bombear sangre al cerebro, nuestro amado ser se detiene para siempre. Jamás nos acostumbraremos a tal idea, tan ferozmente cruel como desoladora, pero es así­ de categórico. Lo que pueda existir al otro lado forma parte del reino del sueño y la elucubración; sobra decir que si hay espí­ritus pululando alrededor no es algo que se haya podido probar empí­ricamente a dí­a de hoy.

Impostores hay demasiados y la vida es muy corta para perderla viendo sandeces que lo único que aportan es más zozobra irracional.

2 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies