Deja de fumar pero abre la cartera


¿Por qué un fumador que tiene que lidiar con remordimientos de salud propia y ajena ha de soportar farsas sobre su adicción?

Anoche montaron un gala televisiva para que el personal se apuntase a dejar el vicio. Me senté a verla con la intención de aprender y buscar referencias que permitan algún dí­a no lejano abandonar la maldita adicción que me acompaña desde hace tanto. Pero está comprobado que para algo serio la tele es el peor de los caminos: al cabo de media hora sólo pensaba en largarme ante tan torpe manipulación.

El programa agarra como hilo conductor el método Easyway, bautizado así por el escritor Allen Carr y cuyo ideario impregna todo el espacio de forma descarada. Para los que no lo sepan, el libro de Carr, Es fácil dejar de fumar si sabes cómo, es un bestseller de autoayuda al estilo anglosajón cuyo éxito permitió al susodicho un retiro de fábula en Marbella.

Recapitulo: Allen Carr publica un libro donde desarrolla una serie de consejos para dejar de fumar, la fórmula cuaja, se multiplican las ediciones y se montan locales Easyway donde acudir para charlas en grupo en plan franquicia por todo el mundo. La conclusión es clara: aplicando los mismos principios da igual la adicción padecida, sirven los mismos preceptos machacones: todos pueden dejar de fumar fácilmente, sin parches, pastillas, chicles u otros trucos. Sin pasar por el síndrome de abstinencia. De forma permanente. De hecho Mr. Carr ha escrito como el que hace churros 19 manuales de autoayuda («Cómo superar el miedo a volar» y «Es fácil perder peso» son dos ejemplos).

No pretendo demonizar este método. Leí­ el libro y parece interesante su inmediatez y la forma en que ridiculiza los hábitos y pretextos del fumador. Pero no olvidemos que no deja de ser una propuesta comercial y como tal depende de «pagadores». Presentarlo como ví­a infalible no sólo en el propio libro -lógico- sino también en un canal de televisión estatal, apesta como un cenicero en ayunas.

En un momento dado uno de los fumadores invitados confesaba que aunque leyó el libro más de una vez no habí­a conseguido abandonar el tabaco. Pero para eso estaba el representante de Easyway, diciendo algo como: «El libro es un resumen que se complementa con la visita a nuestras charlas».

Así­ que abre la cartera, querido adicto al tabaco. ¿O pensabas que aquí­ iba a ser diferente?

2 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies