Diálogo entre Colbert y Mazarino

Hay un excelente diálogo entre Colbert (Ministro del Finanzas) y el cardenal Mazarino, Primer Ministro durante el reinado de Luí­s XIV de Francia, el «Rey Sol», que podemos encontrar repetido con profusión por diversos rincones de Internet. Muy aplicable a nuestro triste presente de contribuyentes exhaustos y ciudadanos cada vez más empobrecí­dos.

Al parecer tal diálogo es en realidad un extracto perteneciente a una obra teatral de 2008 llamada Le diable rouge (El diablo rojo) del dramaturgo francés Antoine Rault sobre las intrigas del cardenal Mazarino en la corte del Rey Sol. No obstante es irresistible darlo por bueno, ya que tiene toda la fuerza de la verosimilitud, resulta plenamente vigente y podrí­a ser un diálogo de un consejo de ministros de hoy dí­a sorprendidos con el micrófono abierto.

El diálogo es el siguiente:

Colbert. Para conseguir dinero hay un momento en que, engañar al contribuyente, ya no es posible. Me gustarí­a, señor Superintendente, que me explicara cómo es posible continuar gastando cuando ya se está endeudado hasta al cuello…

Mazarino. Si se es un simple mortal, claro está, cuando se está cubierto de deudas se va a parar a la prisión. Pero el Estado es distinto. No se puede mandar el Estado a prisión. Por tanto, el Estado puede seguir endeudándose.

Colbert. ¿Usted cree? Con todo, precisamos de dinero. ¿Y cómo hemos del obtenerlo si ya creamos todos los impuestos imaginables?

Mazarino. Se crean otros.

Colbert Pero ya no podemos lanzar más impuestos sobre los pobres.

Mazarino. Es cierto, eso ya no es posible.

Colbert. Entonces, ¿sobre los ricos?

Mazarino. Sobre los ricos tampoco. Ellos no gastarí­an más y un rico que no gasta no deja vivir a centenares de pobres. Un rico que gasta sí­.

Colbert. ¿Entonces cómo hemos de hacer?

Mazarino. Colbert ¡Tú piensas como un queso de gruyere o como el orinal de un enfermo! Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres. Son todos aquéllos que trabajan soñando en llegar algún dí­a a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a ésos a los que debemos gravar con más impuestos. í‰sos, cuanto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos. Son una reserva inagotable.

Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies