Un superordenador de leyenda: Cray-1

Diseñado por un importante equipo de informáticos encabezados por Seymour Cray para Cray Research, el primer sistema Cray-1 se instaló en el laboratorio nacional de Los Álamos en 1976. Fue uno de los supercomputadores más potentes en su época y uno de los más conocidos y exitosos de la historia.

A lo largo de los años, la empresa Cray Research esperaba vender una docena de superordenadores Cray-1 a un precio de entre 5 y 8 millones de dólares, pero finalmente vendió más de ochenta. La máquina dio la fama a Seymour Cray y a Cray Research, siendo continuada en diversas versiones hasta los años 90.

Como caracterí­sticas técnicas, la primera versión (Cray-1A) operaba con procesadores vectoriales a 80 Mhz, era un sistema de 64-bits y pesaba 5,5 toneladas, incluyendo el sistema de refrigeración por freón; pese a su gran tamaño solo tenia 16 MB de Ram, por lo que cualquier portátil actual es cientos de veces mas poderosa que el Cray-1.

A partir del año 2007 los más rápidos procesadores de PC alcanzaron más de 40 GFLOPS, 130 veces más rápido que un Cray-1.

Historia

Entre los años 1968 a 1972 Cray estaba trabajando en Control Data en una nueva máquina conocida como el CDC 8600, el lógico sucesor de sus anteriores CDC 6600 y CDC 7600. El 8600 estaba esencialmente compuesta de cuatro 7600s en una caja.

Jim Thornton, ex socio de ingenierí­a Cray en diseños anteriores, habí­a comenzado un proyecto más radical conocida como el CDC STAR-100. A diferencia del 8600, que utilizaba la fuerza bruta, STAR tomó una ruta completamente diferente. De hecho, el procesador principal del STAR tení­a menos rendimiento que la 7600 pero añadió hardware adicional e instrucciones para acelerar las tareas, algo común en las supercomputadoras.

En 1972, el 8600 habí­a llegado a un callejón sin salida. La máquina era tan increí­blemente compleja que era imposible conseguir que funcionase bien, incluso un único componente defectuoso harí­a la máquina no operativa.

Cray fue a William Norris, CEO de Control Data diciendo que era necesario rediseñar la máquina desde cero. En un momento en que la empresa se encontraba en graves problemas financieros y con la STAR en la cadena de montaje, Norris simplemente no pudo invertir dinero. Cray deja Control Data e inicio una nueva empresa a unos metros de la sede del laboratorio de la CDC, en el patio trasero de la propiedad que él compró en Chippewa Falls, WI; Cray y un grupo de ex empleados de la CDC comenzaron a buscar ideas. Al principio, el concepto de construcción de otro superordenador parecí­a imposible, pero después que el Director Técnico viajó a Wall Street y encontró un grupo de inversores más que dispuestos a apoyar a Cray, todo lo que se necesita era un diseño.

Un ingeniero de software trabajando en su cubículo al lado de la Supercomputadora Cray 1, un dinosaurio de los primeros tiempos de la informática.

Los ordenadores Cray eran máquinas extremadamente costosas y el número de unidades vendidas era pequeño comparado con los mainframes. Por esto, la mayorí­a de los centros con una instalación Cray se consideraban de prestigio al ser miembros del «club exclusivo» de operadores de Cray. Esta percepción también se extendí­a a los paí­ses. Para aumentar la sensación de exclusividad, el departamento de marketing de Cray Research tení­a unas corbatas con un mosaico de pequeñas banderas mostrando el pequeño club de paí­ses que operaban equipos Cray.

En 1975, el Cray-1 de 80 MHz fue anunciado. La expectativa fue tan grande que se inició una guerra por la primera máquina entre el Lawrence Livermore National Laboratory y Los Alamos National Laboratory, siendo éste último el ganador y recibió la máquina número de serie 001 en 1976 para un perí­odo de prueba de seis meses.

El Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas (NCAR) fue Cray Research primer cliente oficial en julio de 1977, pagando 8,86 millones de dólares (7,9 millones de dólares, más 1 millón de dólares para los discos). NCAR la máquina fue dada de baja en enero de 1979. La compañí­a esperaba vender una docena de máquinas, pero se vendieron más de 80 Cray-1 de todos los modelos, con precios desde $5M a $8M. La máquina convirtió a Cray en una celebridad, y a la empresa en un éxito, hasta la caí­da de las supercomputadoras a principios de 1990.

El Cray-1 fue sucedido en 1982 por el Cray X-MP de 800 MFLOPS, la primera computadora multi-proceso. En 1985, el muy avanzado Cray-2, con capacidad de alcanzar picos de 1,9 GFLOPS, sucedió a los dos primeros modelos, pero sólo consiguió un limitado éxito comercial a causa de ciertos problemas en alcanzar un rendimiento sostenido en las aplicaciones del mundo real. Por lo tanto, se hizo un modelo de diseño más conservador como sucesor de los Cray-1 y X-MP, llamado Cray Y-MP, lanzado en 1988.

Desgraciadamente la empresa Cray Research Inc se declaró en bancarrota en 1995, siendo adquirida por Silicon Graphics.

En el año 2000 la división Cray Reseach Inc se vendió a la empresa Tera Computer Company, la cual sigue vendiendo super ordenadores bajo la marca Cray.

2 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies