Joy Division, Ian Curtis y New Order

El nombre de Joy Division está tomado de una novela sobre los campos de concentración nazis. Se conocí­a como la «División de la Alegrí­a» a la sección donde mujeres prisioneras eran forzadas a servir de prostitutas a oficiales nazis.

El grupo parte del conglomerado de bandas británicas post-punk con identidad, agitándose entre influencias diversas de finales de los 70. Su actitud forma parte del credo de la provocación, los mensajes cargados de pesimismo, ironí­a y resentimiento de una juventud que carece de expectativas. La misma historia se repite siempre.

Canciones como Atmosphere, She´s Lost Control, Love Will Tear Us Apart, Disorder, Transmission, canalizaron desencantos. Una nueva etapa musical se avecinaba.

Joy Division formaron parte del nacimiento de Factory Records la discográfica del carismático Tony Wilson que daba a sus artistas absoluta libertad para trabajar (sobre la historia de Factory Records y la escena musical de Manchester, no dejes de ver 24 Hours Party People.

Ian Curtis, el malogrado vocalista del grupo, merece un capí­tulo aparte. Intimista, sensible, atormentado y desgraciadamente famoso también por sus ataques epilépticos en el escenario, decidió quitarse la vida tras solamente 2 discos en el mercado. Dejó tras de si a una pléyade sedienta de su música y sus mensajes, convirtiéndose en icónico artista incomprendido, poeta maldito y todos esos tópicos que germinan cuando alguien joven y con talento decide apartarse del camino sin que nunca alcancemos a comprender por qué.

Su primer LP, Unknown Pleasures sintetiza intensos sentimientos de frustración. En «Insight» se dice: «Creo que los sueños siempre acaban / no se elevan / sólo descienden / pero ya no me importan más / He perdido la voluntad de querer más».

El 2 de mayo de 1980 se produjo el último concierto de Joy Division en Birmingham, dos semanas antes de partir a su primer tour por tierras de Estados Unidos. En la mañana del domingo 18 de mayo de 1980 Curtis vio la pelí­cula Stroszcek de Werner Herzog, escribió una nota a su esposa y tras escuchar el disco The Idiot de Iggy Pop puso fin a su vida colgándose por el cuello en la cocina de su casa en Manchester.

Poco después de la muerte de Curtis aparece un segundo LP Closer que gracias al magní­fico single Love Will Tear Us Apart alcanzará importantes puestos en el top ten británico. Bernard Sumner, el bajista Peter Hook y el baterista Stephen Morris refundarían la banda como New Order. De las cenizas de Joy Division renace un producto nuevo (y en cualquier caso distinto) que terminaría marcando una larga e importante trayectoria musical. Pero esa es otra historia…

Etiquetas:
3 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies