La degradación de Madrid.

ciudad_lineal

 

Asisto estupefacto desde hace dos años (pero sobre todo desde este último año) a la degradación completa de la que antiguamente fue una ciudad en la que se podí­a vivir mas o menos cómodamente.

La suciedad de las calles ya resulta asfixiante, la degradación de los servicios públicos (hospitales, metros, autobuses, etc.) es impresionante. Los niveles de delincuencia van en aumento y por si fuera poco, muchos barrios de la periferia y centro se están convirtiendo en poco más que guetos en los que la convivencia ya resulta imposible.

Podrí­a centrarme en muchos barrios obreros (ya que muchos son un calco del otro) pero voy a centrarme en el mí­o (Pueblo Nuevo) el cual conozco bien, ya que llevo viviendo aquí­ desde el año 1999.

Mi barrio siempre fue un barrio obrero, un barrio relativamente tranquilo y de gente trabajadora.

Como todos los barrios obreros de Madrid, fue golpeado sin misericordia por la droga en los años ochenta y a mediados de los noventa poco a poco fue recuperando la habitabilidad para con sus vecinos.

De aquellas épocas me llegan historias que me han contado sus vecinos: Redadas de la policí­a, yonkis en los parques, el caso del “nani” (vecino mí­o) incluso la pelea a “bombazos” caseros que mantuvieron dos familias gitanas de la zona.

Pasados la mitad de los ochenta el barrio se fue transformando: La droga despareció de las calles, se empezaron a abrir negocios y locales de todo tipo y con la subida de las casas de principio de la década del nuevo milenio se vivió una falsa euforia de enriquecimiento del barrio.

Eran épocas en las que las carnicerí­as, pescaderí­as, etc. estaban llenas de género de primera calidad e incluso se abrieron en la paralela a mi calle varias tiendas de muebles de diseño y ropa cara…

Pero, llegó la crisis…

Lo primero que se notó fue la enorme cantidad de carteles de “Se vende o se alquila” en los portales de todas las calles, seguida del cierre en cadena de cientos de pequeños negocios.

Más tarde, con la bajada tremenda del los alquileres en los últimos dos años, empezaron a establecerse en el barrio comunidades de ecuatorianos, dominicanos, peruanos, bolivianos y marroquí­es, y el barrio empezó a transformarse.

La mayorí­a de los inmigrantes se comportaban bien (desde aquí­ quiero saludar todos los comerciantes extranjeros de la calle José del Hierro, los cuales se “baten el cobre” todos los dí­as para vender sus mercancí­as con calidad a un buen precio).

Pero desgraciadamente con la ola de inmigración una minorí­a de indeseables empezó a generar innumerables problemas de convivencia en los bloques de casas del barrio. Y se empezaron a ver cosas que estaban olvidadas desde los años ochenta:

Fiestas en los parques hasta altas horas de la madrugada, música y muy poco civismo en las casas, reyertas, robos, maras latinas…

Hace un mes mi vecino intentó matar a su mujer y por fin la policí­a se lo llevó.

Hace un par de meses en el portal de al lado de mi casa una banda latina golpeó hasta casi matar a dos ancianos para que les subieran a su casa para robarles.
Una chica fue violada por dos “Latinos” en una de las pequeñas y oscuras calles de Arturo Soria. Uno de los vecinos del barrio, cocinero de un bar que frecuento, escuchó los gritos, lo vio y no dudó en jugarse la vida y bajar del coche con una barra de hierro para ahuyentarlos).
También ha habido varios tiroteos en la zona provocados por bandas del este, los cuales han salido en varios periódicos.

A estos problemas de “multiculturalidad” se añade la subida de la “delincuencia patria” con casos, como el tristemente famoso “pederasta de Ciudad Lineal” (Pueblo nuevo pertenece a este distrito) y los robos mediante butrones y “alunizajes” de bandas Españolas de delincuentes.

Dejando atrás estos problemas, el barrio adolece de otro muchos:

El centro de salud siempre está colapsado debido a que han echado a muchos médicos (mi doctora se queja de que cuando se va de vacaciones no le ponen sustituta).
Los autobuses han empezado desde hace varios meses a tardar el doble o el triple que antes en venir.
La suciedad prácticamente ya nos llega al cuello (meses hace que no veo un barrendero).
Los mejores profesores de los colegios de la zona se están marchando debido a la conflictividad de las aulas y los bajos salarios que perciben, etc.

Otros problemas generales a todo Madrid son:

La subida inmisericorde del recibo de la luz, el cual hace que muchos negocios (especialmente de hostelerí­a) tengan que cerrar. La subida brutal de impuestos, los precios de la gasolina (los cuales no bajan cuando el petroleo baja), etc.

Algunos conocidos me comentan que soy un exagerado y que las cosas no son tan malas.
Curiosamente estos conocidos suelen ser personas de clase alta que viven en barrios residenciales o zonas muy caras (Barrio de Salamanca, Chamberí­, los Jerónimos, etc.) .

En fin, Madrid quien te ha visto y quien te ve…

Yo tengo la suerte de mudarme en un año fuera de España, a una ciudad que ahora vive sus mejores años, pero…mi familia, mis amigos, mis conocidos del barrio…Quedarán aquí­ atrapados viendo como la ciudad cae cada vez más y mas hondo…

6 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies