La maldición del Benfica

Benfica, final de 1961 frente al Barcelona
Benfica, final de 1961 frente al Barcelona

El Benfica es uno de esos equipos de fútbol que siempre me llamó la atención cuando era pequeño.

El mismo, alcanzó su cima en la gloria en una época en la que el fútbol era un deporte de caballeros.

En aquel entonces no existí­an “Ultras” ni “Hooligans” y los hombres como mi abuelo, acudí­an a los estadios enfundados en americanas con un pañuelo blanco asomando por la solapa, serios sombreros de color gris o marrón y zapatos recién abrillantados.

Era la época de los pioneros del recién creado fútbol profesional, donde equipos como el Benfica, El Stade de Reims, Eintracht de Frankfurt, Feyenoord de Rotterdam, Nottingham Forest, Saint-í‰tienne, Brujas, Birmingham City, Ajax, etc. alcanzaron una gloria que no se volvió a repetir jamás.

De entre todas las anécdotas y curiosidades de está época mí­tica del fútbol europeo, una de las más extrañas es “La maldición del Benfica” maldición que fue “echada” por un entrenador despechado y que condenó al Benfica a no volver a ganar jamás un titulo Europeo en cien años.

¿No se lo creen?

Pues desde 1962 (fecha de la última copa de Europa conquistada por el Benfica), el mismo ha perdido….¡¡ocho finales europeas!!!.

La Historia

Benfica, plantilla de 1962
Benfica, plantilla de 1962, la cual gano la final de la Copa de Europa al Real Madrid. En la misma destaca la figura de “Eusebio”.

Corrí­a el año 1962 y el Benfica era una estrella brillante en el cielo Europeo.

El mismo, acababa de ganar la segunda copa de Europa consecutiva y todo el futuro parecí­a luminoso. Tan luminoso como el nombre de su estadio (Estadio de la Luz).

El artí­fice de esta brillante etapa del club no era otro que un entrenador Húngaro llamado Bela Guttmann, el cual habí­a conseguido que el Benfica ganara una liga y dos Copas de Europa consecutivas goleando primero al Barcelona de Kubala y al año siguiente al Real Madrid de Puskas, Gento y Di Stefano.

El “artí­fice” de la maldición.

Bela Guttmann
Bela Guttmann

Bela Guttmann era un hombre serio y trabajador.

De origen Judí­o, fue perseguido en Austria y Hungrí­a, lo cual le obligó a emigrar a los Estados Unidos (principalmente motivado por que en aquella época todos los clubes de fútbol Estadounidenses estaban en manos de Judí­os).

Bela fue un gran futbolista y militó en varios clubes:

MTK Hungária, Hakoah de Vienna, la selección Húngara, y curiosamente en varios equipos norteamericanos (Gigantes NW, Brooklyn Wnaderers,Soccer Club NY , Hakoah NY, y Hakoah All-Star).

Después de su retirada como futbolista decidió convertirse en entrenador.

Como entrenador hizo muchos cambios revolucionarios para su época, por ejemplo:

Fue muy conocido por perfeccionar el sistema 4-2-4 (alineación con cuatro jugadores en ataque, en vez de los seis tí­picos de aquella época).

Recorrió muchos paí­ses como entrenador: Italia, Holanda, Rumaní­a, Argentina, Chipre, Hungrí­a, Brasil, Uruguay, Suiza, Austria, etc. Hasta, recabar en el Benfica, donde nada más llegar, gano un tí­tulo de liga frente al Oporto y tuvo la fortuna de fichar (por casualidad) a un mí­tico jugador:

Eusebio.

La llegada de este jugador iba a cambiar para siempre la historia de club, haciéndole ganar al Benfica dos copas de Europa consecutivas (1960-61 y 1961-62).

Guttmann decidió que después de todas estas victorias se merecí­a un aumento de sueldo.

Dicho y hecho, Guttmann se fue a hablar con el presidente del Benfica para pedirle subir sus honorarios.

Por lo visto, a la directiva del Benfica le sentó muy mal el asunto y le dijo que su petición era inadmisible y por lo tanto fue despedido fulminantemente.

Cuenta la leyenda que Guttmann salio cabizbajo de la reunión y exclamó:

Me siento completamente vací­o. A partir de ahora y sin mi, el Benfica no ganará un torneo europeo en cien años”.

La maldición

Será por casualidades de la vida, por azares del destino o por las brujas, pero a partir de 1962 el Benfica ha perdido ocho finales europeas (la última frente a Sevilla en el 2013).

Tanta es la superstición que la gente tiene por Guttmann (fallecido en 1981) que este mismo año (2014) los hinchas del Benfica le erigieron una estatua a la entrada del Estadio de la Luz, con la esperanza de terminar con la maldición, pero al parecer no ha dado resultado, ya que el Benfica perdió su final de la UEFA frente al Sevilla.

Estatua de Bela Guttman erigida por los aficionados
Estatua de Bela Guttman erigida por los aficionados

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies