La Unión: Los planes de los amantes

Después del pelotazo de “Lobo-Hombre en Parí­s” en el 84 (en realidad todo el disco Mil siluetas, donde también estaban por ejemplo Sildavia o Eclipse total), La Unión se la jugaron con El maldito viento.

Este segundo disco de 1985 presenta un enfoque más conceptual y temáticas menos vitalistas. La producción ensayó otro camino (este modo de ser un tanto impredecibles será una constante en la posterior carrera de la banda), con menor predominio de teclados, más guitarras y letras soñadoras e introspectivas. El single «Entre flores raras» así­ lo evidenciaba. La Unión realmente quisieron demostrar que no eran un producto prefabricado de éxito inmediato y efí­mero y que estaban explorando.

Con estas condiciones estaba cantado: el disco pasó un poco de largo. Después de El maldito viento La Unión siguieron adelante enriqueciendo su música con nuevos ritmos. Yo en cambio me aparté un poco a partir de aquí­, quizás porque Funky, Soul y demás nunca me han atraí­do, pero ellos de todos modos han continuado produciendo buenas canciones.

Rafa Sánchez (voz), Luis Bolin (bajo) y Mario Martí­nez (guitarras), sin olvidar a Iñigo Zabala (teclista entre 1982 y 1988), han demostrado con su música plena de personalidad y sentido ser uno de los grupos españoles más elegantes e í­ntegros.

De «El maldito viento» me gustan especialmente «Altos y frondosos», «La cantante» y «Los planes de los amantes» y hasta el grafismo del disco es una maravilla. Sus composiciones viven bajo una atmósfera evocadora y algo misteriosa, con letras sugerentes y guitarras de nivel. El Maldito Viento puede considerarse como uno de los discos de pop español más extraños, fascinantes e incomprendidos de los 80.

La Unión
Los planes de los amantes

LETRA

Vuelan mis ojos hasta posarse en el mar
surcan vientos de sal.

Rojas montañas quemadas por el sol
buscan su refresco en las olas

Siguiendo de cerca los planes de los amantes
de cerca… los amantes…
sintiendo que no estás aquí­.

Pasan eternas las horas de la soledad
recordando tu voz.

Mientras espero llegar la tarde y soñar
verme contigo a solas,
verme contigo a solas.

Siguiendo de cerca los planes de los amantes
de cerca… los amantes…
sintiendo que no estás aquí­.

Vuelan mis ojos hasta el mar.

Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies