Manolo Garcí­a: Sobre el oscuro abismo en que te meces

Manuel Garcí­a Garcí­a-Pérez nació en Férez (Albacete) el 19 de agosto de 1955, aunque se crió en el popular barrio del Poble Nou de Barcelona.

Tras la disolución de El Último de la Fila, en 1998 comenzó a cantar en solitario con similar éxito al que habí­a conocido como dúo.

Manolo, un tí­o sospechoso de ser normal.

En el mismo año de 1998 publica Arena en los bolsillos, album que llegó en un momento dulce, ya que eran legión los seguidores ansiosos por recuperar algo que no querí­an perder. El éxito fue fulminante con más de 700.000 copias vendidas y más de 90 conciertos por todo el paí­s a los que asistieron alrededor de 600.000 personas, hechos refrendados por numerosos premios: Premio Ondas al Mejor artista en directo, dos Premios Amigo (Mejor Solista Nacional y Mejor album) y tres Premios de la Música (Mejor Artista Pop, Mejor album y Mejor Producción Artí­stica).

En 2001, tras un segundo trabajo, Nunca el tiempo es perdido, recorrió la geografí­a española a lo largo de 72 conciertos en recintos de gran aforo. De nuevo triunfó en los Premios Amigo.

Y durante el año 2004 llega Para que no se duerman mis sentidos. Poco después veí­a la luz su libro «Vacaciones de mí­ mismo» con todas sus letras y muchas fotos y dibujos realizados por él mismo.

Como músico el talento de Manolo sigue brillando. Como letrista, un poeta siempre. Tal vez se deba entre otras cosas a su alma de pintor que todo lo observa con penetrante sencillez. De las entrevistas a este hombre tí­mido que he podido ver se desprende una honestidad a prueba de bombas y un raro sentido común. Siempre ha mantenido su vida privada lejos de los focos mediáticos.

¿Es la trayectoria actual de Manolo continuista? Seguramente algunos la calificarán así­, sin embargo no podí­a ser de otra manera cuando se habla de un tipo que se declara músico y persona ante todo. Hace pocos años confesaba:

«Soy un poco anacrónico y me gusta serlo. Leo cosas antiguas, la rabiosa actualidad me duele un poco»

Esto no deja de ser el pensamiento propio de un humanista, señores, una especie en peligro de extinción. La fantástica senda emocional que nos mostró sigue abierta.

En directo:

Manolo Garcí­a
Sobre el oscuro abismo en que te meces

LETRA

En los talles de las mujeres te complaces.
En cuadros antiguos y en herrumbrosas llaves.
En el pasar sereno del cometa.
En el cajón secreto de tu armario.
En la luz brillante de las olas.
En el oscuro abismo en que te meces.

De palabras viejas y antiguos verbos,
como el vino viejo que bebes,
es tu aroma seco de una vida larga.

Sobre el oscuro abismo en que te meces.
Sobre el oscuro abismo en que me mezco.
Sobre el oscuro abismo en que te meces.
Sobre el oscuro abismo en que me mezco.

Junto a las acacias de la orilla
de flores te disfrazas.
Y como si todo fuese cierto
te miras en el miedo.
Florecen las malvalocas
en la selva de tu pelo,
mientras te bebes los dí­as
como azúcar caramelo.
Al refresco de lima,
al refresco salvaje
que la vida se enreda
como bolo de encaje.

Florecen las primaveras
de risas y de aguaceros,
como florecen los campos
de la tierra que más quiero.

A tu lado mi vida
va pasando discreta
entre los naranjos
que yo tengo en mi vega.

En los talles de las mujeres te complaces.
En los cuadros antiguos y en las herrumbrosas llaves.
En el pasar sereno del cometa.
En el cajón secreto de tu armario.
De palabras viejas y antiguos verbos,
como ese vino viejo que bebes,
es tu aroma seco de una vida larga.
Es tu aroma en la vibrante luz de las olas.

Sobre el oscuro abismo en que te meces.
Sobre el oscuro abismo en que me mezco…

3 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies