Personajete 1

Oiga, no es que yo lo quisiera, pero desde que papá se embarcó en negocios de envergadura hube de reciclarme para seguir su ritmo y asentar la idea de que también yo serí­a gentleman empresarial de la noble escuela de saqueadores hispánicos.

Procedo de una zona pija del norte de Madrid y a dí­a de hoy sigo arruinado hasta la próxima subvención bajo cuerda, que no ha de tardar.

Mi presencia impecable deja tras de sí­ un aroma dulzón a aftershave británico. Caballero de perfecta dicción, sostengo con firmeza autoritaria la mirada ojerosa de la plebe empobrecida.

Os confesaré que soy aficionadillo a mezclar en la misma charla la filosofía oriental con el liberalismo económico y, en secreto, a meter mano en caja propia y ajena para saciar mi ludopatí­a, aplacar la sed de whisky y cumplir con las visitas semanales a las chicas que muerden el lóbulo de mi oreja con melosas palabras en la oscuridad.

Siendo joven leí­ con avidez el Big Brother de Orwell y creo que marcó profunda huella en mi, sin embargo lo dejé dormir en la intimidad más recóndita.

Cuando mi risa destemplada esparce su eco por los pasillos de la empresa, los empleados tiemblan.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies