Neil Young: Love To Burn

Si el veterano héroe del rock logra sobrevivir más allá de los 60 lo habitual es que para entonces ya esté con la coleta completamente cortada y medite desde el retiro sobre su azarosa vida mientras repasa viejos momentos. O simplemente crí­a caballos en una finca bucólica.

Pero hay músicos que pese a la edad demuestran estar forjados con otra sustancia. Aquellos que por distintas circunstancias, incluida una posible necesidad de recuperar dinero (o la gloria perdida, que tal como está el patio no es ninguna tonterí­a volver) siguen por ahí­ con aliento renovado. En realidad nunca se han ido y sólo esperan recomponerse para la próxima, mientras quede una próxima.

Son muy pocos los que guardan fuerzas, ánimo e inspiración tan admirables. No sólo de recopilatorios vive el héroe del pasado; también puede descolgarse con un álbum que vuelve a superar el listón y dar conciertos de nuevo emocionantes. Si es así­ ¡que los dioses del Rock nos los conserven por muchos años!

Neil Young no parece desde luego un jubilado tí­pico, más bien un músico reinventándose que todavía en el S. XXI es capaz de seguir sorprendiendo con trabajos musicalmente notables, donde da rienda suelta a su universo de guitarras, lí­rica y valores. Así­ lo hizo siempre esta leyenda de la música.

En el valle de los corazones hay una casa llena de ventanas rotas

Young atravesarí­a gran parte de los años 80 con bastantes problemas y diversos altibajos, años de adicciones y excesos que no consiguieron sin embargo matar su talento.

En la evaluación final obtuvo un sobresaliente y ahora puede presumir de una carrera majestuosa con gran número de momentos culminantes. Parece como si quisiera lanzar un mensaje a las nuevas generaciones en forma de: «ojo, que sigo siendo el puto amo».

Por encima de cuarenta son los álbumes que forman una discografí­a de culto casi sin parangón entre los músicos aún en activo, con un repertorio que abarca desde bellos temas acústicos o con raí­ces folk de distinto signo, hasta la furiosa electricidad que aplica con sus Crazy Horse a las guitarras sobre un escenario. Con ellos ha formado prácticamente una familia después de tanto tiempo juntos y sólo con ellos su sonido resulta más crudo y emocional.

A quienes tengan la oportunidad recomiendo Year of The Horse, el documental con el que Jim Jarmusch inmortalizó a Neil Young & Crazy Horse. Un seguimiento a canciones soberbias y consistentes a pesar de carecer de artificio, interpretadas con la pasión del mejor rock.

Por mi parte hoy quiero traeros Love To Burn, incluida en el magní­fico Ragged Glory de 1990, donde también se pueden disfrutar temazos del calibre de Fuckin’ Up, Over And Over o Mansion On The Hill. Y si es la versión en directo que aparece en Weld, disco doble inmediatamente posterior, mejor que mejor. Porque es apabullante. El maestro arremete con unos penetrantes e intensos solos de guitarra, en lo que supone otra lección de rock sucio y vitalista.

Love To Burn, un directo de 2003:

Love To Burn (Ragged Glory, 1990):

Neil Young & Crazy Horse
Love To Burn

LYRICS

Late one night I was walking in the valley of hearts.
A spirit came to me and said: You gotta move to start
You gotta take the first step
You gotta crawl to be tall
And then she me told something, something that I’ll never forget.

You got love to burn.
You better take your chance on love.
You got to let your guard down
You better take a chance,
A chance on love.
Take chance on love
On love.

In the valley of hearts there’s a house full of broken windows
And the lovers inside just quarrel all the time
Why’d you ruin my life?
Where you takin’ my kid?
And they hold each other saying: How did it come to this?

You got love to burn.
You better take your chance on love.
You got to let your guard down
You better take a chance,
A chance on love.
Take chance on love
On love.

Late one night I was walking in the valley of hearts.
A spirit came to me and said: You gotta move to start
You gotta take the first step
You gotta crawl to be tall
And then she me told something, something that I’ll never forget.

Un repaso a la trayectoria de Young en theartwolf.com

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies