No solo el tonto hace tonterí­as

Por supuesto conocerás a gente favorecida por la diosa Fortuna, a personas dotadas de gran inteligencia. Y sin embargo tampoco ellos pueden evitar hacer alguna que otra idiotez de cuando en cuando. Por debilidades del género humano un pensamiento cientí­fico puede caer en la supercherí­a o alguien brillante meter la pata hasta el fondo.
Inteligencia y racionalidad no van siempre de la mano.

Desde el punto de vista cognitivo todos somos avaros: intentamos evitar pensar demasiado. Esto tiene sentido desde un punto evolutivo. Pensar requiere tiempo, es intensivo en recursos y, algunas veces, contraproducente. Si el problema a resolver es evitar al ataque de un depredador no te puedes permitir perder una fracción de segundo en decidir si saltas al rí­o o trepas a un árbol. Por eso hemos desarrollado una serie de reglas empí­ricas y prejuicios para limitar la cantidad de capacidad mental que empleamos en un problema dado. Estas técnicas proveen respuestas aproximadas y ya preparadas que son correctas muchas veces, pero no siempre.

Buscamos pruebas que confirmen nuestras creencias y descartamos las que no las favorecen, evaluamos las situaciones desde nuestro punto de vista sin considerar la otra parte, nos influye más una anécdota llamativa que las estadí­sticas, creemos que sabemos más de lo que realmente sabemos, creemos que estamos por encima de la media, estamos convencidos que los prejuicios son cosa de los demás, no de nosotros mismos.

Y además está la propia y arbitraria obstinación de cada sujeto, la contaminación que producen las supersticiones particulares… son muchas las fuerzas capaces de tumbar o condicionar la racionalidad de la que tanto nos gusta presumir.

La incapacidad para hacer cosas racionales a pesar de ser inteligente es lo que se conoce como disracionalidad. Una persona disracional puede ser más inteligente que el promedio o menos inteligente que el promedio, indistintamente. Tú puedes pensar más racionalmente que alguien mucho más inteligente; cualquiera con el suficiente sentido común puede tomar decisiones no impulsivas o considerar correctamente las consecuencias de una determinada acción.

[Este es un resumen de una magní­fica entrada en Experiencia Docet, donde podemos encontrar algunas claves sobre el funcionamiento del pensamiento racional y las fuerzas contrarias a las que se ve sometido. Explicado bien, todo parece sencillo].

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies