Rosendo: Entonces duerme

Nadie como Rosendo Mercado concentra la historia y la supervivencia de nuestro Rock, desde los lejanos días de Ñu y Leño y la aparición de Chapa Discos hasta la actualidad, a pesar de que recientemente anunciaba su retirada de los escenarios con una gira de despedida, Mi tiempo, señorías…

Ha sido una carrera en solitario de gigante, una carrera con innumerables trabajos y colaboraciones y de patearse la piel de toro sin descanso, aguantando el tipo ante el paso efímero de las modas.

Haciendo cuentas son cuarenta y tantos años en el oficio a golpe de canciones inmediatas que nos cuentan algo siempre y a menudo cargan contra la hipocresía, los embusteros, los vanidosos y contra aquellos que se jactan de algo que no les corresponde.

Eso es parte del sello Rosendo, como también lo es la personal expresión de las letras de sus canciones, con esos característicos juegos de palabras mitad callejeros, mitad misteriosos de alguien lúcido y con actitud crítica permanente.

Músico admirado y respetado por sus compañeros de profesión (Los Enemigos, Barricada y Fito entre otros han reconocido pertenecer a la tribu de Leño/Rosendo), en el año 2000 la ciudad de Leganés puso su nombre a una calle y en 2006 el propio Rosendo recibía la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Además existe desde hace tiempo una iniciativa que propone erigir en Carabanchel una escultura al cantante y guitarrista aunque Rosendo, alérgico a este tipo de bailes, se resiste:

«No veo el mérito en hacer mi trabajo con responsabilidad, como además está remunerado… no ha lugar y si encima recibo el cariño de mucha gente como es el caso, ya me considero un privilegiado»

¿Quién podría decir nada en contra de este tío honesto al que todos respetamos?

Da la sensación de que fueron contadas las ocasiones en que Rosendo se ha puesto tierno, pero cuando lo hizo nos dejó muy buenas baladas: Nada especial, A la sombra de una mentira y Entonces duerme serían tres ejemplos perfectos.

Entonces duerme, una de sus grandes canciones, pertenece al segundo disco en solitario, Fuera de lugar (1986) y es una preciosa balada que consigue crear un lugar íntimo, privado.

La publicación en 1997 de Agradecidos… Rosendo, reunió a varias bandas de Rock hispanas (Barricada, Siniestro, Los Ronaldos, Extremoduro…) para rendir tributo a la trayectoria del músico madrileño. El corte que abre el álbum corresponde a Los Enemigos, quienes precisamente se encargan del Entonces duerme. La original de Rosendo es una maravilla, la versión de Los Enemigos, brutal.

Rosendo: Entonces duerme

LETRA

Suena la orquesta, sube el telón
y ya no puedo esconderme
nada se pierde y si le pones calor
quiero que sueñes conmigo
que sueñes conmigo.

No me molesta, hay un rincón
donde sabré defenderme
entonces duerme y si te sientes mejor
quiero que sueñes conmigo
que sueñes conmigo.

Vas a la fiesta, qué decepción
no me tomabas en serio
entre los dedos se escapó lo mejor
quiero que sueñes conmigo
que sueñes conmigo.

Ya no hay respuesta, sólo tú y yo
no queda nada por medio
cruza tu frente alguna buena canción
quiero que sueñes conmigo
que sueñes conmigo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies