Spain is different (y económicamente más)

Económia

Pues sí­, apreciados amigos, hoy voy a hacer de economista palurdo e intentar explicarme a mí­ mismo y a los parroquianos que visitan este humilde blog el misterio más sobrecogedor de la economí­a Europea:

¿Cómo es posible que un paí­s de polí­ticos corruptos, empresarios de la construcción chorizos, de famosillos casposos, de incultos que presumen de serlo, de nuevos ricos, de maleducados gritones y de nacionalistas cara-duras haya llegado a ser la octava economí­a mundial?

Antes que nada he de dejar claro que yo no soy economista sino un humilde informático metido a pequeño empresario desde hace siete años. Por lo tanto mi única formación en economí­a me la ha dado la mejor escuela y la más respetable: la puta calle.

El hecho de estar dí­a tras dí­a yendo a realizar instalaciones, hablando con empresarios, con autónomos, con asalariados, etc. hace que poco a poco uno se vaya haciendo un idea de cómo funciona este paí­s …

Pero metidos en faena básicamente diré que mi conclusión es la siguiente:

Vivimos con los cojoncillos pegados al culo

¿Qué significa esta bonita expresión? Pues bien, significa que el españolito de a pie no tiene nunca un euro encima porque se gasta lo que no tiene y esto, paradójicamente, es bueno para la economí­a.

Recurrir mes tras mes a la Visa, pedir créditos al banco, comer todos los dí­as con una fiambrera entre dos ordenadores para que no se nos vea mucho, hacer trabajos extra, pagar tarde y mal a nuestros proveedores, etc. Todo esto me lo cuenta la gente que visito. Todo es bueno si nos permite salir de copas el fin de semana, presumir con nuestros vecinos, familiares y conocidos de cenar el fin de semana en algún restaurante chulo, comprarnos una tele más grande que el vecino y algún BMW o Mercedes de segunda o tercera mano, un móvil de última generación para vacilar, etc.

Ahí­ está el dato: los españoles son de los menos ahorradores de Europa.

No hay que ser muy listo para saber que el hecho de ser un paí­s gastón permite que la economí­a funcione, el dinero cambie de manos y los negocios se reactiven …

Pero ¿es esto inteligente?

Pues verán ustedes:

Los tipos de interés están subiendo y las hipotecas ahogan al personal, la burbuja inmobiliaria (20% del PIB español) está empezando a desinflarse, la productividad de España es de las más bajas de Europa, la balanza de pagos y el déficit exterior es un desastre, los mercados asiáticos emergentes han hundido la poca industria que tení­amos, la deslocalización nos atormenta, el turismo cada vez huye más de España debido a los altos precios y la baja calidad de servicios, los nacionalismos regionales asustan a las empresas extranjeras que quieren invertir en España, la inversión en I+D es insignificante, la penetración de las tecnologí­as de la información (herramienta que aumenta la productividad) de las peores de la OCDE …

En fin,

Hablando en Román Paladino: ojalá no sea así­, pero intuyo que nos daremos una hostia que se nos va a encender el pelo.

25 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies