Supertramp: Goodbye Stranger

Nada fácil definir la música de Supertramp, que trabajaron estilos derivados del Jazz, el Blues y el Pop pero que en su época dorada fueron considerados un grupo de Rock sinfónico.

En cualquier caso habí­a un estilo «Supertramp» reconocible, caracterizado singularmente por los teclados y los instrumentos de viento. Sacaron buen partido de eso y nos regalaron grandiosas composiciones que los convirtieron en un referente. Muy buenos músicos, en definitiva, y con un sonido impecable (baste decir que Crime of the Century durante muchí­simos años después de su grabación se ha utilizado para poner a prueba los equipos profesionales más sofisticados).

En 1969 Rick Davies se lanza a la aventura de formar un grupo de rock con el apoyo económico del excéntrico millonario holandés Stanley August Miesegaes, conocido en su entorno como Sam. Rick conoce a Roger Hodgson, sus ideas congenian y se unen después Richard Palmer y Robert Millard, que tocaban instrumentos de cuerda y baterí­a/armónica respectivamente. El grupo se habí­a pensado llamar Daddy, pero fue Palmer quien convenció al resto para cambiar por Supertramp, tomándolo de la novela escrita en 1910 por W. H. Davies The Autobiography of a Super-Tramp (Autobiografí­a de un super-vagabundo).

El primer album llega en 1970 con el mismo tí­tulo que el grupo y no tiene un estilo claro. Forma parte de alguna manera de los trabajos llamados «conceptuales», tan en boga entonces. No obtuvo malas reseñas pero tampoco atrajo a mucha audiencia.

Para el disco siguiente, Frank Farrell (bajo), Kevin Currie (baterí­a) y Dave Winthrop (flauta y saxofón) sustituyeron a Millar y Palmer. Hodgson pasó a tocar la guitarra y Davies comenzó a ser el segundo vocalista. Indelibly Stamped tení­a un toque más Beatle, enfoque más comercial y un diseño de portada atrevido. Aparte de armónicas, órgano y baladas, sonaba un poco más a Rock y Supertramp se hizo banda de culto. Pero las ventas tampoco mejoraron, perdieron el apoyo económico de Sam y todos los miembros, excepto Hodgson y Davies, abandonaron el grupo.

A pesar del desánimo hubo que empezar otra vez de cero. Una búsqueda de recambios trajo al escocés Dougie Thomson (bajo), a Bob Siebenberg (norteamericano, baterí­a) y John A. Helliwell (instrumentos de viento). Fue ésta la formación de la etapa más definitoria y popular de Supertramp, los responsables de cuatro trabajos notables que se sucedieron en lo que quedaba de la década de los 70.

Con la ayuda inestimable de Ken Scott (que fue llamado el sexto miembro del grupo) se publicó Crime of the Century en 1974, lo que supuso el comienzo del éxito comercial y de crí­tica, alcanzando el número cuatro en Inglaterra con el archiconocido Dreamer. Era un disco trabajado al máximo, donde las letras de Rick Davies y Roger Hodgson narran con maestrí­a la degradación de la sociedad y la soledad del individuo en ella. El grupo supo exprimir todos sus recursos para conseguir un gran sonido.

Hodgson y Davies formaban un tándem creativo perfecto de sensibilidad y armonía musical a pesar de tener puntos de vista muy diferentes. De hecho aunque todas las canciones del grupo aparezcan firmadas por ambos, realmente la mayoría fueron escritas individualmente por uno o por otro.

La banda continuó su ascenso con Crisis? What Crisis? (1975), un album apresurado por una serie de circunstancias y que a pesar de ello consolidó a un grupo muy capaz. Las letras inciden en la pérdida de comunicación entre personas y la ausencia de valores morales del mundo contemporáneo y alterna temas sencillos con otros más elaborados. La melodía de una de sus canciones, Another Man’s Woman, fue durante mucho tiempo la que cerraba Informe Semanal cada sábado noche.

Ya sin Ken Scott, graban en Estados Unidos el que sería su primer disco de oro: Even in the Quietest Moments (1977), con esa inconfundible portada del piano nevado. Aunque a menudo no se poní­an de acuerdo, la realidad es que los miembros de Supertramp parecí­an más compenetrados que nunca. La asociación compositiva Hodgson-Davies funcionó durante la historia de Supertramp en contra de sus propias tensiones personales. Los cortes del disco son una vez más perfectos en concepción y elaboración. Ahí­ quedó la inolvidable Give A Little Bit, aunque he de mencionar también el larguí­simo Fool’s Overture, un collage de brillante instrumentación progresiva y el tema predilecto de mi media naranja.

Breakfast in America (1979) supuso el momento cumbre de Supertramp. Llegó al número 3 en las listas británicas y al número 1 en Estados Unidos, además de producir cuatro singles históricos: The Logical Song, Take the Long Way Home, Goodbye Stranger y Breakfast in America. Supertramp mostraron su habilidad en la creación de temas concisos y al mismo tiempo emocionales y muy melódicos, brillan por sí solos. El conjunto general es una visión sarcástica de la cultura estadounidense. Se vendió muchí­simo y en gran cantidad de países esa portada con la camarera gordita y exultante y los rascacielos neoyorkinos al fondo.

El colofón final vino con Parí­s, doble LP en directo grabado en 1980, y no digo dónde. Incluyó versiones en vivo de los principales éxitos del grupo e igualmente obtuvo un notable éxito comercial.

Con Famous Last Words en 1982, Supertramp anotó dos éxitos más: It’s Raining Again y My Kind of Lady pero tras la gira posterior las diferencias entre Davies y Hodgson se habí­an desarrollado tanto que el segundo de ellos decidió levantar el vuelo. La carrera de Hodgson en solitario arranca en 1983 con cierta fuerza aunque no tardarí­a en diluirse.

Los que quedaban dieron los últimos coletazos con Brother Where You Bound en el 85 y un Free As A Bird en 1987 con música claramente sintetizada. En 1996 el productor Jack Douglas impulsó el proyecto de regreso Some Things Never Change y en 1997 Supertramp regresó a la carretera, lo que resultó en el concierto It Was the Best of Times. En 2002 se publicó Slow Motion.

Con distintas pausas, la banda ha seguido activa con Rick Davies al frente. Desde su marcha, Roger Hodgson siempre se ha mantenido aparte.

Mucha, mucha gente, conoce al menos una canción de Supertramp. Parece que tienen algún tipo de impacto emocional sobre las personas.

A grandes rasgos las canciones de Supertramp hablaban de sueños, cuestiones sociales, o de relaciones rotas por falta de comunicación como en el caso de Goodbye Stranger, por la que siento cierta debilidad.

Adiós forastero, ha sido bonito
espero que encuentres tu paraíso
Intenté comprender tu punto de vista
Espero que todos tus sueños se hagan realidad

El estribillo resulta perfecto para ser cantado a pleno pulmón, aunque no llegues al nivel del falsete total de Hodgson.

Supertramp
Goodbye Stranger

LYRICS

It was an early morning yesterday
I was up before the dawn
And I really have enjoyed my stay
But I must be moving on

Like a king without a castle
Like a queen without a throne
I’m an early morning lover
And I must be moving on

Now I believe in what you say
Is the undisputed truth
But I have to have things my own way
To keep me in my youth

Like a ship without an anchor
Like a slave without a chain
Just the thought of those sweet ladies
Sends a shiver through my veins

And I will go on shining
Shining like brand new
I’ll never look behind me
My troubles will be few

Goodbye stranger it’s been nice
Hope you find your paradise
Tried to see your point of view
Hope your dreams will all come true
Goodbye Mary, Goodbye Jane
Will we ever meet again
Feel no sorrow, feel no shame
Come tomorrow, feel no pain

Now some they do and some they don’t
And some you just can’t tell
And some they will and some they won’t
With some it’s just as well

You can laugh at my behavior
That’ll never bother me
Say the devil is my savior
But I don’t pay no heed

And I will go on shining
Shining like brand new
I’ll never look behind me

6 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies