The Dictators, en primera lí­nea del rock

«¡Somos los Dictators y me enorgullece decir que somos de la gran ciudad de Nueva York!»

Es el grito de guerra habitual por parte de Handsome Dick Manitoba para dar inicio a los conciertos de estas fieras neoyorquinas que todaví­a transmiten en vivo lo que pocos grupos son capaces.

En la historia del rock hay formaciones que merecen mejor consideración de la que tienen, bandas que por diversas razones se han visto abocadas a transitar por la tierra de nadie. Las hay a patadas, y ese es el caso de The Dictators, protagonistas de la escena neoyorquina de los 70 cuando el mí­tico club CBGB rebosaba de talento underground (por allí­ pasaron, además de ellos, Blondie, Ramones, Elvis Costello, Television, Talking Heads, B-52’s, The Strokes, Eddie & The Hot Rods, Fleshtones, los Kinks, Patti Smith, Replacements, Sex Pistols, The Clash, Police y muchos más).

En 1973 Andy Shernoff, Ross Friedman, Scott Kempner y Stu Boy King se unieron bajo el nombre de The Dictators, con una manera cruda y salvaje de entender el rock and roll que se completarí­a con el carismático Handsome Dick Manitoba. Hay que recordar que Nueva York apenas se perfilaba aún como capital de la innovación musical; ni siquiera habí­a estallado aún el punk y ya estaban estos jovenzuelos armando bullla.

Al habla Andy Shernoff, cerebro de la banda:

«The Dictators se formó en la era prehistórica del rock, en 1973, entonces no habí­a nada, ni MTV, ni Nirvana, ni Sex Pistols, ni Ramones … sólo éramos unos adolescentes que sentí­an que el rock and roll habí­a perdido la diversión y la emoción, así­ que decidimos tratar de devolvérselo».

Los dictadores iban a sentar la bases de todo un movimiento, siendo de las primeras y más importantes influencias del punk. Desde el principio reuní­an los atributos de aquella música: aprovechamiento al máximo de pocos acordes y muchí­simas ganas de pasarlo bien. Estaban probablemente entre los más macarras del barrio.

Parecí­a que nada podí­a pararlos en su camino hacia la popularidad, pero eso no llegó a ocurrir. ¿Qué pasó entonces? Pues que no quisieron o no supieron ofrecer la regularidad y profesionalidad de otras bandas contemporáneas (los Ramones sin más lejos), lo que explica la discontinuidad, las separaciones temporales, los altercados y los desacuerdos. Fueron muchas las complicaciones con las discográficas y muchos los cambios en la formación del grupo, sin olvidar la indiferencia de prensa y radio. Se habí­an adelantado a su tiempo.

Y así­ fue la tónica predominante durante muchos años; apenas se sabí­a de ellos pero siempre regresaban de uno u otro modo para cosechar excelentes crí­ticas. No en vano The Dictators tení­an buenos temas, actitud, letras cargadas de sentencias lapidarias y un directo arrollador.


Siempre se han caracterizado por satirizar en sus letras los excesos del rock y la cultura basura americana y el suyo es un tremendo aluvión de proclamas sobre la vida al lí­mite, el sexo, la calle… Musicalmente bebieron del Garage-rock americano de los 60´s, la British Invasion y el Surf, todo ello mezclado en un crisol propio. Con su sonido tienen una deuda los Ramones y todo el punk inglés y leí­ por ahí­ que hasta el mismí­simo Bruce Springsteen ha declarado alguna vez su admiración por la banda.

Aunque incorporen elementos del punk, del hard rock, del metal o del pop, en realidad nunca han sido del todo clasificables y por tanto no es un producto aceptable en el mercado.

Nunca hubo una disolución oficial de Dictators, sólo vaivenes, separaciones y sus miembros formando parte de diferentes proyectos o incluso dedicados a otros trabajos.

Llevan casi cuarenta años ofreciendo buena música y momentos divertidos. Si todaví­a queda alguien con la energí­a suficiente para demostrar a las nuevas generaciones el significado del Rock and Roll sucio y sudoroso, esos son los Dictators.

Pussy and Money

You wake up in the morning
totally confused
can’t get a date
but you’re getting screwed

you’re searching for a reason
a way to carry on
when everything is broken
and everything is wrong

So you tried to save the whales
You found a tree to kiss
You gave a crippled child
His dying wish

You’re waiting for an answer
A message from above
You’ve always been a sucker
Another fool in love

What’s it all about
Pussy and money
I ain’t tryin to be cute
I ain’t tryin to be funny
Everybody lies about
Pussy and money

It’s always gonna be that way
It’s always gonna be that way

You see a girl
You start talkin
She sees your car
She starts walkin

Sweet success
Just take it
If you’re sincere
You can fake it

What’s it all about
Pussy and money
I ain’t tryin to be cute
I ain’t tryin to be funny
Everybody cries about
Pussy and money

It’s always gonna be that way
It’s always gonna be that way

You wanna be the big dog
Down on the street
But if you spill a drop of blood
The shark’s gotta eat

A million stars
out of reach
A billion grains of sand
on the beach

So you pray every night
When the sun goes down
Cause there are only two things that make the world go round

What’s it all about
Pussy and money
I ain’t tryin to be cute
I ain’t tryin to be funny
Everybody lies about
Everybody cries about
Everybody shout it out!!
Pussy and money

It’s always gonna be that way
It’s always gonna be that way

Entrevista a Andy Shernoff, octubre de 1999.
Concierto en Granada, año 2003
En 2008 volvieron a estar de gira por España.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies