The Replacements y Paul Westerberg

Nacido en Estados Unidos en 1959, Paul Westerberg fue lí­der y compositor de The Replacements, una de las bandas pioneras del rock alternativo de la década de los ochenta. Una de esas bandas notables y medio desconocidas.

Un grupo gamberro, arisco a las entrevistas y a la notoriedad que acabarí­a desintegrándose sin alcanzar el éxito masivo. Su estilo ramonesco de los inicios evolucionó muy mucho y en los siguientes discos entregaron magní­ficas melodí­as y canciones intensas que merecen repasarse. El fin de la banda es el principio de Westerberg como artista en solitario. Desde entonces ha sacado un buen puñado de discos.

Una foto promocional de la primera formación de The Replacements. De izquierda a derecha: Paul Westerberg, Chris Mars, Tommy Stinson y Bob Stinson.

Y nada más dejo dicho de mi cosecha, puesto que en el siguiente texto lo veréis mejor expresado:

The Replacements y Paul Westerberg

Su experimento de juventud fue The Replacements, la banda que anticipó el grunge, sacó un disco burlonamente titulado Let It Be, reescribió «Like a Rolling Stone», forjó una leyenda y sólo tuvo su reconocimiento cuando Nirvana bautizó «Nevermind», su disco más famoso, en homenaje a una de sus canciones.

Pero después de fracasar de todos los modos posibles, Paul Westerberg decidió envejecer con dignidad, tristeza, furia y lirismo. El flamante rockumental en DVD «Come Feel Me Tremble» es una excusa perfecta para conocerlo.

«Estoy tan, estoy tan insatisfecho», aullaba Paul Westerberg en Unsatisfied en 1986, en el disco llamado entre soberbia y burlonamente «Let It Be», en una banda llamada The Replacements (Los Suplentes) porque en su Minneapolis natal ya todos los dueños de bar sabí­an de los desastres etí­licos sobre el escenario de The Mats (el nombre original) y ya nadie se atreví­a a contratarlos para que tocaran un poco y se derrumbaran mucho luego de cantar aquello de «Odio la música /Tiene demasiadas notas» y agarrarse a golpes con algún espectador o entre ellos.

Pensar en The Replacements como el eslabón perdido entre el viejo rock puro y el grunge. Una mezcla diseñada para fabricar riffs mí­nimos y perfectos que les ganaron a posteriori la admiración de gente como Nirvana (quienes titularon su disco más famoso como una de las canciones de The Replacements) y Pearl Jam.

Las discográficas pensaron que sí­, aquí­ tení­an a la perfecta contraparte de R.E.M. para hacer fortunas. Pero no. The Replacements se autodestruyeron en un remolino de Bourbon (alguno de ellos murió luego de la maniobra) y por el camino Paul Westerberg, líder indiscutible, un salvaje iluminado que descubrió que le gustaba más una buena melodí­a y una mejor letra que el hardcore con el que habí­an comenzado a sonar en 1979.

Para 1990, siete discos más tarde, todo habí­a terminado. Pero la leyenda continuaba intacta, abundaban las anécdotas entre épicas y desopilantes.

Hoy Paul Westerberg, luego de idas y de vueltas y de alguna depresión, parece haber entrado en la etapa más fértil de su carrera (…) Y tal vez lo más revelador de todo: este hombre poco dado a las entrevistas y a los clips (recordar aquel video de The Replacements que consistí­a en una sola toma de tres minutos a un amplificador del que brotaba una de sus canciones) acaba de lanzar en formato DVD un rockumental -Come Feel Me Tremble- donde muestra todo lo que significa ser un mito más o menos mal viviente pero indudablemente inmortal y, por fin, perfectamente satisfecho de sí­ mismo. Como debe ser.

Para ver el artí­culo completo, clic aquí­

Esencia de las letras y filosofía del grupo es Bastard Of Young donde se subraya con furia No somos los hijos de nadie y -por eso- nos consideramos bastardos.

Bastard Of Young parece un himno post-punk sobre huérfanos de una generación que se siente perdida y desconectada, sin futuro ni propósito. ¿Qué estoy haciendo aquí?, parecen decirnos, en lo que constituye un auténtico y rabioso sentimiento juvenil. La canción habla con tono siniestro de perdedores a quienes solo espera el olvido y acerca de sueños incumplidos y profundos desencantos.

El video no podía ser más minimalista: el plano continuo en blanco y negro de un altavoz vibrante.

The Replacements: Bastards Of Young

LYRICS

God, what a mess, on the ladder of success
Where you take one step and miss the whole first rung
Dreams unfulfilled, graduate unskilled
It beats pickin’ cotton and waitin’ to be forgotten

We are the sons of no one, bastards of young
We are the sons of no one, bastards of young
The daughters and the sons

Clean your baby womb, trash that baby boom
Elvis in the ground, there’ll ain’t no beer tonight
Income tax deduction, what a hell of a function
It beats pickin’ cotton and waitin’ to be forgotten

We are the sons of no one, bastards of young
We are the sons of no one, bastards of young

Now the daughters and the sons

Unwillingness to claim us, ya got no war to name us
The ones, love us best are the ones we’ll lay to rest
And visit their graves on holidays at best
The ones, love us least are the ones we’ll die to please

If it’s any consolation, I don’t begin to understand them

We are the sons of no one, bastards of young
We are the sons of no one, bastards of young
Daughters and the sons
Young, young, young, young
Take it, it’s yours ….

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies