The Waterboys: And A Bang On The Ear

waterboys01

Entre 1983, año de su aparición y 1993, cuando se disolvieron, The Waterboys desplegaron una actividad prolí­fica publicando discos y efectuando giras arropados por músicos de Escocia, Inglaterra e Irlanda. Y con un hombre al frente, Mike Scott, cuyo talento compositivo dio forma a un buen puñado de grandes canciones.

Unos 30 músicos llegaron a tocar de una forma u otra, algunos durante un breve periodo y otros durante mucho tiempo dejando su sello en la historia de la banda.

El estilo en la música de los tres primeros trabajos, cercano al rock, puede recordar a U2, Simple Minds o Big Country, aunque a ninguno de ellos exactamente. Está presidido por la voz desgarrada de Scott y son canciones evocadoras con tintes épicos y muchas referencias literarias, algo que serí­a una constante en el futuro (Scott habí­a estudiado literatura y filosofí­a en la Universidad de Edimburgo).

Un repaso rápido. El primer álbum, The Waterboys (1983) contení­a entre otras A Girl Called Johnny y December. En A Pagan Place (1984) yo siempre destaco Red Army Blues, imponente narración en primera persona de la vida de un joven soldado ruso en la Segunda Guerra Mundial que participa en la batalla de Berlí­n y que más tarde será deportado junto a otros muchos al Gulag por Stalin. Y por último, cerrando esta etapa, This Is The Sea (1985), cuyo The Whole of the Moon serí­a uno de los éxitos más reconocibles del grupo.

El muy inquieto Mike se mudó a Dublí­n y poco después a Spiddal al oeste de Irlanda, donde montaron un estudio de grabación. Rápidamente la música tradicional irlandesa comenzó a ejercer una influencia decisiva. Fue una apuesta arriesgada del grupo el dirigir toda la atención hacia las antiguas músicas de las islas británicas, pero esta inmersión en las raí­ces consiguió una revitalización del género dándole un empujón que lo acercarí­a al gran público.

En 1988 sale al mercado el espectacular Fisherman”™s Blues; violines, acordeón y mandolina que, entrelazados con pasión, dejan tras de sí­ aires a pub clásico, con su ambiente de humo y risas. Y la mar, que nunca anda lejos…

La canción que da tí­tulo al álbum comienza así­:

Desearí­a ser un pescador
mecido por el mar,  
lejos de tierra firme 
y de sus amargos recuerdos

Es el canto a una libertad basada en una existencia sencilla, fuera de perniciosas y sofocantes pasiones como puedan ser la codicia o la ambición.

Room To Roam (1990) permite continuar esa lí­nea y es un disco repleto de canciones tan hermosas y melancólicas como vitales. Prueba con los ojos cerrados cualquiera de estas: Song From The End Of The World, A Man Is In Love, How long will I Love you?, o The Trip to Broadford. Hay grandes baladas tradicionales que se entremezclan con sonidos más potentes para recrear un conjunto de gran sensibilidad y de celebración, en definitiva, de la música (en las fotos del vinilo tanto de uno como de otro disco, basta verlos en numerosa pandilla para comprender que disfrutan del ambiente).

waterboys02

Dream Harder (1993) fue el último trabajo en conjunto y por lo que he leí­do con un sonido de regreso al rock, aunque a mi aún me queda por escucharlo. Mike se habí­a mudado a Nueva York dejando atrás el nombre de Waterboys e iniciando su carrera en solitario. La banda sin embargo reflotó en 2000 y aunque ya no les sigo la pista, siguen actuando y publicando discos a buen ritmo.

Si me centro en los discos para mi más importantes, The Fisherman’s blues y Room To Roam, encuentro que después de tantos años ese folk-rock celta conserva su gozosa intensidad, quizá porque The Waterboys es uno de esos grupos del pasado que al repasarlos nos traen unos recuerdos que vuelven a ser frescos y cuyo espí­ritu musical perdura.

Uno de los cortes más logrados de “el blues del pescador” es And A Bang On The Ear, canción de un cantante enamoradizo que hace un repaso de las novias que tuvo (Lindsay, Nora, Deborah, Bella y Krista) con nostalgia y sin rencor, de hecho cada estrofa termina con un “le enví­o mi amor y un beso en la oreja”.

The Waterboys: And A Bang On The Ear

LYRICS

Lindsay was my first love
She was in my class
I would have loved to take her out
But I was too shy to ask
The fullness of my feeling
Was never made clear
But I send her my love
And a bang on the ear

Nora was my girl
When I first was in a group
I can still see her to this day
Stirring chicken soup
Now she’s living in Australia
Working for an auctioneer
But I send her my love
And a bang on the ear

Deborah broke my heart
And I the willing fool
I fell for her one summer
On the road to Liverpool
I thought it was forever
But it was over within the year (oh dear)
But I send her my love
And a bang on the ear

The home I made with Bella
Became a house of pain
We weathered it together
Bound by a ball and chain
It started up in Fife
It ended up in tears
But I send her my love
And a bang on the ear

Krista was a rover
From Canada she hailed
We crossed swords in San Francisco
We both lived to tell the tale
I don’t know now where she is
Oh, but if I had her here
I’d give her my love
And a bang on the ear

So my woman of the hearth fire
Harbour of my soul
I watch you lightly sleeping
I sense the dream that does unfold.. Like gold
You to me are treasure
You to me are dear
So I’ll give you my love
And a bang on the ear

The Waterboys: And A Bang On The Ear

LETRA EN ESPAí‘OL

Lindsay fue mi primer amor
Estaba en mi clase
Me hubiera gustado salir con ella
pero yo era demasiado tí­mido para pedí­rselo
La plenitud de mis sentimientos
nunca le quedaron claros
pero yo le enví­o todo mi amor
y un beso en la oreja

Nora era mi chica
la primera vez que estuve en un grupo
Parece que todaví­a la estoy viendo
removiendo la sopa de pollo
Ahora vive en Australia
trabajando por un subastador
Le enví­o mi amor
y un beso en la oreja

Deborah me rompió el corazón
y yo que era un tonto predispuesto
me enamoré de ella un verano
de camino a Liverpool
Pensé que era para siempre
pero todo terminó en un año
Le enví­o mi amor
y un beso en la oreja

El hogar que construí­ junto a Bella
se convirtió en la casa del dolor
Lo aguantamos juntos
obligados como por un bola y una cadena
Todo comenzó en Fife (Escocia)
y acabó entre lágrimas
Pero yo le enví­o mi amor
y un beso en la oreja

Krista era una trotamundos
de Canadá que me entró
Discutí­amos en San Francisco
Ambos vivimos para contarlo
No sé dónde estará ahora
Oh, pero si la tuviera aquí­
Yo le darí­a todo mi amor
y un beso en la oreja

Así­ que mujer mí­a de ardiente corazón
puerto de mi alma
Te veo suavemente entre mis sueños
y tengo la sensación de que el sueño aún perdura
Eres para mí­ un tesoro
lo más querido
así­ que te daré todo mi amor
y un beso en la oreja.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies