La canción de Año Nuevo o el himno de las despedidas

En el instante en que se apagan los acordes de la última campanada del año en muchos paí­ses angloparlantes se entona a coro la famosa Auld Lang Syne para brindar con añoranza por lo que queda atrás, por los ausentes y para acoger cálidamente al nuevo año.

Se atribuye la paternidad de esta canción universal a quien es considerado poeta nacional de Escocia, Robert Burns (1759-1796). En realidad Burns envió una copia al British Museum informándoles de que se trataba de un canción antigua nunca antes impresa y que él habí­a escuchado cantar. Por tanto fue un transcriptor de la tradición local y elaboró una versión moderna luego publicada en 1796, año de su muerte.

«Auld Lang Syne» se traduce al inglés como «Old long since», es decir, «Mucho tiempo atrás» o sencillamente «Por los viejos tiempos».

No es por tanto en inglés la letra original sino en escocés, porque hay un idioma escocés que es conocido como «Scots» o «Lallans», lengua de origen germánico hablada en las Lowlands y algunas zonas de Irlanda del Norte. No confundir con el gaélico escocés, que es una lengua céltica.

No tiene estatus oficial y Gran Bretaña simplemente lo acepta como lengua regional.

Existí­an ejemplos de literatura escocesa desde al menos el S. XIV pero fue durante el XVIII cuando quedaron fijadas por escrito muchas baladas procedentes de la antigua tradición oral coincidiendo con el florecimiento de escritores en lengua vernácula como el propio Burns o los célebres Walter Scott y Robert Louis Stevenson.

Este cántico pasó de Escocia al resto de las islas británicas y de ahí­ saltó a Estados Unidos, donde se dice que en 1929 la orquesta de Guy Lombardo la hizo popular al ser transmitida por radio (aunque también son muy conocidas las versiones de Glenn Miller o Mantovani).

Como suele suceder con otras canciones populares de tan amplia difusión, la música es muy conocida pero no así­ la letra, a menudo cantada de forma incorrecta incluso deliberadamente ya que los versos originales en escocés no los puede entender cualquiera.

Durante la II Guerra Mundial su uso cobró particular relevancia para recordar en casa emotivamente al padre, esposo, hermano o novio que se encontraban en el frente.

Contó un superviviente japonés de un barco torpedeado por un submarino estadounidense en 1942 que cuando los prisioneros australianos que lograron saltar y estaban en el agua veí­an que sus demás compatriotas se hundí­an con el buque, comenzaron a cantar Auld Lang Syne.

En prácticamente cualquier lugar de la tierra serí­a reconocible el Auld Lang Syne y a ello no es desde luego ajeno el cine, ya que aparece en multitud de pelí­culas y series. Basta recordar por ejemplo el final de un clásico entre los clásicos: ¡Qué bello es vivir! de Frank Capra, cuando las cosas finalmente se arreglan para George Bailey (James Stewart) y todos cantan agrupados a su alrededor con entrañable camaraderí­a.

Es además la elección predilecta para las graduaciones en muchas latitudes y hasta en funerales, caso de Hong Kong y Taiwan. Incluso fue utilizado por Corea antes de poseer su propio himno nacional en ceremonias oficiales. En Japón y Hungrí­a se canta en muchos restaurantes para despedir a los comensales al final del dí­a… y así­ en un gran número de paí­ses con distintas variaciones en sus versos. (De por qué en España se opta por «Algo se muere en el alma», a mi no me preguntes).

En definitiva, el gran himno de hermanamiento y/o de despedida, según se mire, para ser cantado entre incipientes lágrimas. Es más que sentimental; puede convertirse en toda una borrachera de melancolí­a.

El duo escocés The Cast formado por Mairi Campbell y Dave Francis hicieron su propia versión del mí­tico tema en un álbum de 1993 titulado «The Winnowing». Y esa es precisamente la versión incluida en la banda sonora de la pelí­cula de 2008 «Sex and the City» (Sexo en Nueva York). Se escucha durante una escena que repasa los momentos en torno a la medianoche de un 31 de diciembre en la gran ciudad y de cómo son vividos por unos y otros en soledad o en compañí­a de los suyos.

La grabación es notable por emplear la melodí­a original, a diferencia de la que comúnmente se canta en el mundo desde hace tanto tiempo. Contrasta además porque consiste únicamente en guitarra acústica, unas cuerdas y el acompañamiento de la hermosa voz de la Campbell. El resultado es musicalmente magní­fico y sin duda demoledor sobre el estado de ánimo. Como alguien dijo: «Esta canción me destroza la vida».

También tenemos un concierto grabado de 2009 en el Glasgow Royal Concert Hall con varios intérpretes escoceses entonando la balada que nos legó el amigo Burns o como alternativa en el dulce sonido de las gaitas. Royal Scots Dragoon Guards:

Los versos en escocés

Should auld acquaintance be forgot,
and never brought to mind?
Should auld acquaintance be forgot,
and auld lang syne?

CHORUS

For auld lang syne, my jo,
for auld lang syne,
we’ll tak a cup o’ kindness yet,
for auld lang syne.

And surely ye’ll be your pint-stowp!
and surely I’ll be mine!
And we’ll tak a cup o”™ kindness yet,
for auld lang syne.

CHORUS

We twa hae run about the braes,
and pu’d the gowans fine;
But we’ve wander’d mony a weary foot,
sin auld lang syne.

CHORUS

We twa hae paidl’di’ the burn,
frae morning sun till dine;
But seas between us braid hae roar’d sin
auld lang syne.

CHORUS

And there’s a hand, my trusty fiere!
and gie’s a hand o’ thine!
And we”ll tak a right gude-willy waught,
for auld lang syne.

CHORUS

En inglés

Should old acquaintance be forgot,
and never brought to mind?
Should old acquaintance be forgot,
and old lang syne?

CHORUS

For auld lang syne, my dear,
for auld lang syne,
we’ll take a cup of kindness yet,
for auld lang syne.

And surely you’ll buy your pint cup!
and surely I’ll buy mine!”¨
And we’ll take a cup o’ kindness yet,
for auld lang syne.

CHORUS

We two have run about the slopes,
and picked the daisies fine;
But we’ve wandered many a weary foot,
since auld lang syne.

CHORUS

We two have paddled in the stream,
from morning sun till dine;
But seas between us broad have roared
since auld lang syne.

CHORUS
And there’s a hand my trusty friend!
And give us a hand o’ thine!
And we’ll take a right good-will draught,
for auld lang syne.

CHORUS

Y en español (no literal, cotejando aquí­ y allá)

¿Deberí­an ser olvidados los viejos amigos
y nunca recordados?
¿Deberí­an ser olvidados los viejos amigos
y los viejos tiempos?

CORO

Por los viejos tiempos, amigo mí­o,
por los viejos tiempos.
¡Brindemos con una copa de afecto
por los viejos tiempos!

Y seguro que pedirás otra pinta
como yo pediré la mí­a
Beberemos una copa más de afecto
por los viejos tiempos

CORO

Ambos hemos atravesado montañas
y arrancado hermosas margaritas,
pero vagamos con pies cansados
desde hace mucho tiempo.

CORO

Los dos hemos vadeado la corriente
de la mañana a la noche,
aunque un mar entre los dos haya bramado
desde hace mucho tiempo.

CORO

Hay una mano, mi leal amigo,
danos tu mano
Y bebamos un trago de buena voluntad
por los viejos tiempos!

CORO

Fuente | wikipedia
Fuente | exordio

Etiquetas:,
4 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies