Atropellando tí­tulos

De no pensarlo olvidamos casi por completo que el cine mayoritario en nuestras vidas, el de Hollywood, se concibe y lleva a cabo en inglés (o inglés norteamericano si se prefiere).

Que Constantino Romero haya puesto voz a la particular jeta de Clint Eastwood durante años nos parece perfecto pero Clint Eastwood tiene su propia voz y la desconocemos. Y Bruce Willis o Tom Cruise también, aunque sus voces reales puedan defraudar a más de uno.

En España el doblaje tiene un largo recorrido y tanto la interpretación como la entonación están muy profesionalizadas. Llevamos décadas viendo el cine doblado al español y no hemos sabido concebirlo de otra manera.

Sin embargo no está de más dejar una puerta abierta y poder seguir los diálogos de una pelí­cula tal como se gestaron. Muchos aducen que no les da tiempo a leer todos los subtítulos pero sólo cuestión de costumbre. Tomarse la molestia de cambiar a versión original de vez en cuando merece la pena. Perderse los matices que un actor o actriz imprimen a su actuación supone empobrecer la experiencia de ver una película.

¿Qué decir de la traducción de los tí­tulos?

Los lumbreras de distribuidoras y sus departamentos comerciales deben sospechar que el español medio que acude al cine es ignorante profundo y tradicionalmente se han marcado de objetivo el cambio sistemático del tí­tulo de muchas pelí­culas que llegan del extranjero. Son por supuesto técnicas de marketing encaminadas a llamar al espectador, a engancharlo desde el primero momento. Pero han abusado de ello y, no pocas veces, de qué manera tan burda.

Hay casos en que trasladar el tí­tulo de forma literal crea un sinsentido al espectador de aquí­ y se requiere algún tipo de adaptación. Pero repito, ¿es necesario siempre?. Un tí­tulo como A knight in Camelot (Un caballero en Camelot), parece que no les sirvió y como la trama incluía enredo y carcajada, aquí se rebautizó a Desmadre en Camelot. Y así­ de disparate en disparate se han catalogado muchas comedias. Una vez más es cuestión de actitud por parte de unos y de hábitos por parte de otros.

Luego pasa lo que pasa. Hace mucho vi una película en el marco de unas sesiones de cine-forum en la facultad (todo lo que allí­ pasaban era version original con subtí­tulos). Se titulaba Rumble fish (1983), con el entonces carismático Mickey Rourke encarnando al «chico de la moto» y unos jovencísimos Matt Dillon, Laurence Fishburne y Nicolas Cage. El film lo dirigí­a el maestro Coppola y me impactó el blanco y negro en que está rodado y la temática de rebeldí­as juveniles y desencantos asociados. Cuando largos años después quise saber más de esta pelí­cula resultó complicado porque en español tení­a por nombre La ley de la calle. Y yo con estos pelos.

Una situación que puede fácilmente darse entre gente viajera: imagina que por circunstancias vives una temporada fuera de España. Pongamos que en Estados Unidos estás conversando con alguien de allí sobre cine­, rememorando pelí­culas, actuaciones, nombres propios. Entonces puede no ser fácil entenderse; por ejemplo una peli que a mi me gusta mucho, Atrapado en el tiempo con Bill Murray y Andie McDowell, tiene como título original Groundhog Day (El dí­a de la marmota). Al anglófono no va a sonarle «Caught in time» ni yo le entenderé cuando hable de «Groundhog».

O como contó una chica, quien al regresar de Inglaterra le preguntaron: «¿Has visto Se acabó el pastel? «No». «¡Que sí, una de Jack Nicholson y Meryl Streep!» ¿Cómo podía imaginar que Heartburn («Corazón ardiente») en España se llamó «Se acabó el pastel?.

Hay traducciones adulteradas, tí­tulos correctos pero con subtí­tulos absurdos y jodidas modas por utilizar compulsivamente términos que quieren expresar intriga y emoción a raudales y que lo único que consiguen es que acabemos confundiendo «Atracción fatal» con «Arma letal», «Memoria letal» con «Inmersión letal», «Análisis final» con «Ejecución inminente»… y así­ sucesivamente.

Una lista de películas con su tí­tulo original y el postizo español

After Hours, Jo, que noche
North by Northwest, Con la Muerte en los Talones
My Darling Clementine, Pasión de los fuertes
The Searchers, Centauros del desierto
The Killing, Atraco perfecto
Mr. Smith goes to Whashington, Caballero sin espada
Sound of music, Sonrisas y lagrimas
Some like it hot, Con faldas y a lo loco
The seven year inch, La tentación vive arriba
Butch Cassidy and Sundance Kid, Dos hombres y un destino
High Noon, Solo ante el peligro
Airplane!, Aterriza como puedas
Rosemary’a baby, La semilla del diablo
Die hard, La jungla de cristal (en Sudamérica fue «Duro de matar», bastante más cercano a la realidad).
Paint your wagon, La leyenda de la ciudad sin nombre (claro, claro)
True lies, Mentiras arriesgadas
Star Wars, La guerra de las galaxias
Bad Boys, Dos Policí­as Rebeldes
Weekend’s at Bernie’s, Este muerto está muy vivo
Miller”™s Crossing, Muerte entre las flores
The Blues Brothers, Granujas a todo ritmo
Jaws, Tiburón
Tower inferno, El coloso en llamas
Coming to America, El prí­ncipe de Zamunda
First Bloo, Acorralado
Green Card, Matrimonio de Conveniencia
Mulholland Falls, La brigada del sombrero
Scarface, El precio del poder
The Frigteners, Agárrame esos fantasmas
Daylight, Pánico en el túnel
Avanti, ¿Qué pasó entre tu padre y mi madre?
Teen wolf, De pelo en pecho
Working girl, Armas de mujer
Monty Python and the Holy Grial, Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores
Multiplicity, Mis dobles, mi mujer y yo
Breakfast at Tiffany’s, Desayuno con diamantes
Y para terminar esta maravilla:
Ice princess, Soñando, soñando, triunfé patinando

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies