Black Mirror

black_mirror01

En el verano del año pasado tuve la oportunidad de ver el estreno de la 1ª temporada en España de Black Mirror, una miniserie inglesa conformada por tres historias inquietantes que me causaron impresión. ¿De qué trata la que fuera calificada como «serie británica del momento»? En pocas palabras: del impacto de la tecnologí­a en nuestras vidas.

Aquellos tres episodios emitidos la misma noche no tení­an conexión entre sí­, excepto que todos ellos se ambientan en un futuro más o menos cercano donde la tecnologí­a y las redes sociales se han fundido con nuestras vidas de manera inexorable. Habí­a un espléndido desarrollo de efectos especiales y muchos detalles en prácticamente cualquier escena: estaba claro que era una serie visualmente mimada, pero más aún destacaba el trasfondo.

Por ejemplo, en uno de los capí­tulos los personajes llevan implantes que graban todo lo que ven y oyen; basta apretar en un mando a distancia para «rebobinar» la secuencia y repasar lo sucedido con todo detalle. Como se demostrará, eso no deja de plantear a los protagonistas profundos dilemas, ya que tienen la posibilidad de borrar y alterar recuerdos. La relación entre dos personas queda condicionada por esta tecnologí­a omnipresente capaz de sembrar muchas dudas en cuestiones sobre cómo y quién gestionará la privacidad. ¿Realmente querrí­amos poder recordar todo lo que vemos u oí­mos?

black_mirror02

Con imaginación mordaz, Black Mirror presenta una realidad incómoda e invita a que reflexionemos. La serie se nutre de un sentir colectivo basado en el malestar ante los riesgos de una evolución tecnológica acelerada e imparable y lo hace indagando en las miserias vinculadas a nuestra cada vez mayor dependencia de esa tecnologí­a, con historias tecno-paranoicas que exploran los lí­mites del ser humano enfrentado a esos esquemas. A fin de cuentas son las relaciones humanas las que están en juego.

A mi todo esto me recuerda a alguna de las muchas visiones inquietantes de Phil K. Dick quien siempre insistió en que la realidad percibida solo es un montaje destinado a confundirnos.

Esperando el estreno de la 2ª temporada de Black Mirror el próximo 4 de marzo en la cadena TNT.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies