El efecto del segundo sistema (Second-system effect)

En 1975, el genial arquitecto e ingeniero de sistemas informáticos Fred Brooks acuñó en su no menos genial libro El mítico hombre-mes (The Mythical Man-Month) el concepto «El efecto del segundo sistema«.

Este efecto, nacido de una directa observación de la creación y desarrollo del (por aquel entonces) ordenador más complejo del mundo (el IBM System/360 ) dice lo siguiente:

Cuando se crea un nuevo sistema informático (servidor, red, ordenador, software etc.) la primera vez se hace bien, y la segunda vez se hace mal.

¿Y cómo es eso?

Fred Brooks observó que la primera vez que creamos un nuevo un sistema informático tendemos a instalar solo lo justo y necesario para que el mismo funcione, ya que como no contamos con experiencia tenemos miedo de estropear algo o de provocar algún tipo de efecto o comportamiento no deseado en el sistema.

No obstante, la segunda vez que creamos un sistema informático, como ya tenemos experiencia y confianza, solemos añadir un montón de funcionalidades, comodidades, y en definitiva elementos que no son estrictamente necesarios y que a la larga complicarán el mantenimiento del sistema y su propio funcionamiento.

Hay muchos ejemplos de este tipo en la industria:

  1. El lenguaje C y su sucesor, el C++ , el cual es un lenguaje muy difícil, engorroso y propenso a todo tipo de fallos (Esto es lo que opina Linus Torvalds sobre el C++ :  Linus y el C++
  2. El Ordenador HP Vectra: Uno de los mejores PC’s de su época y cuyos sustitutos fueron mucho peores.
  3. Las primeras versiones de muchos coches (como el Volkswagen Polo) o el Chevrolet Impala.
  4. Aviones como el Boing 737, etc.
  5.  Las «iCosas»: bombillas, tostadoras, microondas conectados a Internet y con mil y una funcionalidades, las cuales tienden a dar más problemas que beneficios.

Así que ya sabes: si quieres ser buen informático ten muy presente este concepto.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies