El Galgo: triste orgullo Español

Vení­amos de visitar unos amigos en Ostersund. Tras tanto aeropuerto, retrasos y aviones viajábamos ya por fin en autobús de Madrid a Málaga. A eso de la 1 de la mañana el autobús hizo una parada en una venta en medio de la nada en algún lugar de Ciudad Real o quizá era ya Jaén, no sé…

El autobús estaciona, me incorporo un poco y veo fuera, en el aparcamiento, un flaco galgo español color canela. Me apresuré a bajar y a tirarle dos pequeños bollos de pan sueco que llevaba encima. El galgo, cabisbajo y con el rabo entre las patas, retrocedió y me miró, una mirada triste, melancólica y desconfiada. Me alejé unos pasos, él se acercó al pan y lo olfateó. Cogió uno de los bollos para soltarlo inmediatamente y alejarse con ese trote saltarí­n y elegante que sólo estos perros tienen. No sé, quizá ya alguien le habrí­a tirado algo antes y en ese momento no tendrí­a hambre, quien sabe. Me puse en cuclillas y le silbé, por supuesto, no querí­a saber nada de mí­.

Me incorporé, la venta estaba llena de gente, los viajeros de varios autobuses que en ese momento hací­an allí­ una parada. Ruidosos, sonrientes, engullendo bocadillos, dulces, tomando café, o simplemente protegiéndose del frí­o que hací­a afuera. No querí­a saber nada de ellos, no querí­a estar junto a toda esa gente, pero tení­a sed, así­ que entré a comprar un botellí­n de agua. Cuando salí­ de nuevo al aparcamiento el galgo seguí­a merodeando por los alrededores de la venta. Subí­ al autobús y lo observé. Quieto, parado en medio del descampado aquel, con la mirada puesta en ninguna parte, solo. Es una visión muy triste para alguien con un mí­nimo de sensibilidad, muy triste. Lo peor de esta historia, es que ese galgo es un afortunado, al que “sólo” han abandonado, después de una vida de malos tratos, una vida de miseria y hambre ”“ como dice una delicada rima llena de sensibilidad: “Al galgo pan duro que si la liebre salta veinte, el galgo veintiuno”- y después de servir con lealtad ciega y absoluta al energúmeno hijo de puta analfabeto que ha tenido como amo. Otros no tienen tanta suerte como el que yo me encontré. Algunos los cuelgan; a otros los cuelgan con las patas traseras rozando el suelo y a los menos afortunados, los atan a la altura precisa para que sólo puedan permanecer de pie, hasta que el animal no puede soportar más, y él mismo se ahorca. No puedo entender, en los dos últimos casos, porque añaden ese “plus” de sufrimiento y martirio gratuito al sacrificio del animal prolongando su agoní­a! ¿Porqué!?. Dicen galgueros y cazadores que es una muerte digna! Pero claro, los desgraciados estos no saben lo que es la dignidad ni de lejos, porque nunca la han tenido. Hay otros métodos para librarse de un galgo de los que no voy a hablar ahora. Ninguno de los cuales implica una muerte rápida, porque como dice esta gentuza “Un galgo no vale una bala”. Este es el trato cruel, sádico, rastrero y cobarde que se le da a miles de estos hermosos y elegantes animales cada año en nuestro paí­s, al Galgo, raza autóctona de España.

Hay varias asociaciones que se encargan de rescatar animales abandonados y/o moribundos, recuperarlos y darlos en adopción. Unos pocos afortunados terminan sus dí­as con una familia que les da el cariño y los cuidados que jamás recibieron de los enfermos asesinos y torturadores de animales que han tenido anteriormente como amos.

Fuente: http://www.perspicalia.com/post/el-galgo

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies