El sí­ndrome del hombre muerto

Sí­ndrome hombre muerto 01

El doctor Laureys está en su despacho de la Universidad de Lieja (Bélgica) cuando recibe una llamada de su secretaria: “Es importante que venga a hablar con este paciente”, le dice muy agitada. “Me está diciendo que está muerto”.

El paciente, que se llama Graham y tiene 48 años, se levanta un mal dí­a de 2004 con la idea de que ha fallecido. Meses antes habí­a intentado suicidarse y la depresión subsiguiente desembocó en algo conocido como sí­ndrome de Cotard.

Este extraño sí­ndrome psiquiátrico fue descrito por el neurólogo francés Jules Cotard en 1880. Quienes lo padecen afirman estar muertos o que sus órganos han dejado de funcionar e incluso están pudriéndose (y dicen percibir el olor). Se desconoce con certeza qué lo provoca, aunque aparece relacionado con una hipocondrí­a extrema y una depresión esquizofrénica. Habitualmente aparece de forma repentina.

Se dice que algunas personas con Cotard han muerto de hambre creyendo que ya no tení­an que comer, como resultado de una ausencia total de estí­mulos. En este caso Graham acudió a su médico persuadido de que habí­a muerto tras el conato de suicidio e insistí­a a los médicos que las pastillas no iban a funcionar porque él ya no tení­a cerebro. Ese sentimiento le llevó en ocasiones a visitar el cementerio local: “Sentí­ que bien podrí­a quedarme allí­. Era lo más cerca que podí­a llegar a la muerte”.

El caso llegó hasta Adam Zeman, de la Universidad británica de Exeter, quien junto a Laureys sometieron al paciente a una prueba de imagen cerebral para ver qué estaba pasando en su cabeza. En concreto realizaron una tomografí­a y lo que descubrieron les dejó impresionados: la actividad metabólica de su corteza cerebral se parecí­a más al de una persona en estado vegetativo o anestesiada que al de una persona “despierta”.

El estudio publicado sugiere que el sí­ndrome de Cotard refleja una profunda alteración en las regiones cerebrales responsables del núcleo de la conciencia. Su hipótesis, a falta de más estudios sobre el fenómeno, es que la reducción del metabolismo produjo en Graham esa experiencia alterada del mundo, un mundo del que no creí­a formar parte.

Con el tiempo y un montón de psicoterapia y tratamiento farmacológico, Graham al parecer ha mejorado gradualmente, no está bajo el control de la enfermedad y vuelve a vivir de forma independiente.

Está claro que aún hay muchas cosas que no sabemos acerca de cómo el cerebro crea la percepción de uno mismo, así­ de cómo esa compresión puede verse afectada.

Ví­a | Fogonazos

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies