Steampunk: un futuro alternativo

Imaginad por un momento que la humanidad jamás hubiera descubierto la electrónica y a dí­a de hoy todaví­a continuásemos utilizando maquinaria de vapor y artilugios basados en piñones, poleas, etc.

¿Qué tal un portátil así?

Es decir, ¿qué pasarí­a si hubiéramos tomado un camino cientí­fico diferente al que ahora tenemos? ¿Y si en vez de transistores, electrónica, y combustibles nucleares hubiéramos continuado por la senda de la tecnologí­a a vapor y el combustible de carbón? ¿Qué pasarí­a si hubiéramos avanzado a la actual era de la informática por la máquina sumadora de Charles Babbage con ruedas dentadas y tarjetas perforadas en vez de la electrónica?

Puesto de trabajo informatizado SteamPunk

Esto es lo que plantea el movimiento Steampunk, un subgénero del Ciberpunk y la ciencia ficción, un mundo que parece anclado en las historias de Julio Verne y H.G. Wells, tan avanzado cientí­ficamente (en su extraña y retorcida forma de hierro, carbón y vapor) como el nuestro.

En palabras de Jean Mallart:

«El Steampunk es una corriente dentro del género fantástico cuya principal caracterí­stica es la ambientación decimonónica, aderezada con tecnologí­a anacrónica muy avanzada para la época pero basada en técnicas relativamente primitivas, propias del siglo XIX. Se le considera como un subgénero de la ciencia ficción, aunque a menudo contiene elementos de fantasí­a pura».

«El steampunk presenta como escenario un siglo XIX idealizado, mezcla de imaginación y realidad, donde los avances cientí­ficos y técnicos que precipitaron la Revolución Industrial son mayores de lo que realmente fueron. En consecuencia, una tecnologí­a muy avanzada en la que a veces intervienen sustancias extrañas con propiedades anormales (como la «cavorita» de H. G. Wells o el «vril» de Edward Bulwer-Lytton) o incluso técnicas esotéricas. Estos avances introducen en la sociedad cambios tales que como resultado, la historia queda alterada, tomando un rumbo diferente del nuestro».

El universo SteamPunk

El Steampunk mezcla varias corrientes estéticas y culturales dentro de sus planteamientos: la época victoriana, el Romanticismo y la revolución industrial.

Reloj SteamPunk
Reloj SteamPunk

Todo ello llevado a nuestros dí­as donde los pesados y fascinantes aparatos basados en vapor y piñones alcanzarí­an su máximo desarrollo o como dicen los americanos su «State of the Art». Por tanto, la electrónica no existirí­a y todo lo que nos rodea serian extraños aparatos llenos de válvulas, tubos de cobre y vapor.

Curioso Apple Mac Mini com estética SteamPunk

Como subgénero del CiberPunk, el SteamPunk también se adorna de planteamientos que discurren en sociedades totalitarias deshumanizadas, post-apocalí­pticas y dominadas por oscuras corporaciones tiránicas. En estas historias se suele narrar la vida de personajes marginados de la sociedad con tendencias anarco-individualistas.

Hay que señalar que como movimiento literario se desarrolló en los años setenta en el seno de una comunidad de escritores de ciencia-ficción.

Decoración SteamPunk de un aficionado inspirada en el submarino Nautilus del Capitán Nemo (20.000 Leguas de Viaje Submarino)

El SteamPunk no solo es una corriente estética sino literaria, cinematográfica, pictórica y escultural.

Dentro de la literatura podrí­amos destacar a Julio Verne, HG.Wells, Edgar Allan Poe o Mary Shelley, pero ninguno de ellos concibió historias con inspiración intencionadamente Steampunk, simplemente escribí­an pensando en lo que ellos creí­an que podí­a ser el futuro.

Moto SteamPunk realizada por un taller artesanal norteamericano

Y como obras cinematográficas podrían citarse:

Brazil (1985)
Rocketeer (1991)
La ciudad de los niños perdidos (1995)
La liga de los hombres extraordinarios (2003)
Sky Captain y el mundo del mañana (2004)
Van Helsing (2004)
Steamboy (2004)
La brújula dorada (2007)

Julio Verne Festival
Festival de Julio Verne. ¿El primer SteamPunk?

¿Por qué es tan atractiva la estética StemPunk?. En el estupendo blog de NeoTeo se da la siguiente e interesante explicación:

Psicologí­a del Steampunk

¿Por qué crees que el steampunk ha calado tanto en el subconsciente de nuestra generación? Somos hombres modernos, digitales, informados. ¿Qué podrí­amos querer de maquinarias tan primitivas y pesadas?

Por un lado, claro, está el romanticismo de la evocación, de lo que podrí­a haber sido. Pero las razones del movimiento son mucho más profundas.

El steampunk es un rechazo ante las estéticas actuales, estériles, frí­as e impersonales. Un discurso contra la obsolescencia programada y frente a la naturaleza crí­ptica de la Era Digital.

En definitiva, una filosofí­a que rechaza la producción en masa a favor de productos hechos a mano por verdaderos artesanos y mecánicos. Una máquina steampunk es robusta, casi irrompible y, lo más importante, es una obra de arte en sí­ misma que no se vuelve obsoleta.

Pero el Steampunk también clama contra el conformismo.

La tecnologí­a nos ha hecho dependientes, nos ha brindado confort y hemos olvidado que las penurias, las incomodidades también forman parte del camino. Engrasarnos y escuchar un motor ya no forma parte de nuestras vidas. Revolcarnos, ajustar tuercas y sentirnos orgullosos de nuestras creaciones mecánicas, pertenece al pasado. Hoy todo es digital, todo es código, todo es virtual, todo es efí­mero.

Reloj de vapor expuesto en una calle de Londres

También la siguiente es una acertada descripción estética del Steampunk:

«Las claves estéticas del steampunk hay que buscarlas en el romanticismo, el modernismo, el estilo neogótico, la mecánica dieciochesca, la relojerí­a y la orfebrerí­a de finales del XVIII y principios del XIX; es todo un batiburrillo de estilos decimonónicos mezclados con espí­ritu ecléctico y aliñados con detalles extravagantes y mucha exageración: más válvulas y reguladores de los necesarios, esferas indicadoras, tubos de conducción de cobre, engranajes a la vista, remaches, hojalata, hierro colado…

No intenta reproducir la estética victoriana; es una imitación que parte de una retorcida idealización de la estética decimonónica en general, una sí­ntesis artificiosa e irreal, moderna, de una gran variedad de elementos estéticos decimonónicos (aunque abarca también parte del siglo XX, hasta el final de la I Guerra Mundial).»

Edificio Bradbury (Los Angeles). Auténtico palacio del SteamPunk donde se rodó la escena final de Blade Runner.

A dí­a de hoy existen miles de aficionados capaces de diseñar auténticos artilugios maravillosos inspirados en la estética Steampunk: ordenadores, coches, motos, adornos, televisiones…

USB SteamPunk
Pendrive USB SteamPunk realizada por un aficionado ruso.


Radio SteamPunk

Chica SteamPunk
Chica SteamPunk

Fuentes y enlaces de interés:

Wikipedia
Steampunk: Todo lo que siempre quisiste saber del Steampunk
Maravillas Steampunk del Siglo XIX

8 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies