¿Hacia unas bibliotecas no públicas?

Tras la lectura casual de un artí­culo de Jose Luis Sampredro y como usuario de la Biblioteca de mi barrio, me irritó recordar una amenaza fantasma que ahí sigue. Me refiero a la aplicación de un canon para los préstamos en la Bibliotecas Públicas.

En ese texto Sampedro evoca tres historias particulares de su pasado con personajes anónimos como ejemplo de contribución libre, sencilla y desinteresada a la difusión de la lectura. Y termina declarando:

«Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra».

En 1992 una directiva europea decretó a las bibliotecas y sus usuarios la obligación de pagar por los préstamos que realizan en concepto de derechos de autor. España pospuso la medida hasta 2006, cuando el Tribunal Europeo de Justicia apretó para que nuestro paí­s cumpliese dicha legislación.

Según esta ley los lectores habrán de pagar por los libros que saquen de una biblioteca pública, idea perfectamente armónica con la histeria y abusos imperantes sobre derechos de autor.

¡Magní­fico! A partir de ahora se impone a cada Biblioteca Pública un nuevo rol, la práctica diaria de algo opuesto a su filosofí­a esencial de divulgación sin trabas. Habremos de pagar por la utilización de sus fondos (recordemos que no solamente son libros los materiales de una Biblioteca).

Si disfrutas de un rato de buena lectura antes de dormir quizá te hierva un poquito la sangre recordar que tampoco esto te va a salir gratis.

El Ministerio de Cultura se ha comprometido a incorporar la directiva en la futura Ley del Libro, igual que ratifica de forma automática cualquier propuesta demente de la SGAE.

Me temo que es otro asalto más del neoliberalismo a un servicio público. De toda la vida en ciertos grupos sociales cundió el desasosiego ante la idea de que cultura y conocimiento circulen libremente por el mundo, ahí, al alcance de cualquiera…

Si la propia Comunidad europea impone directrices como ésta apaga y vámonos.

Tenemos una vez más de fondo el cacareado e irritante asunto de los derechos de autor. ¿Lo normal no sería que cuando una libro se incorpora a los fondos de una Biblioteca su autor haya cobrado ya lo que sea pertinente y no cargar en el lector otra tasa más?.

Pagar dos o más veces por lo mismo, por poco que sea, no escuece solo al bolsillo sino también a la inteligencia.

¿Canon en bibliotecas para el paí­s que en Europa que suele estar a la cola en indicadores de lectura? ¡Gran idea, amigos! El fútbol y el petardeo están a salvo.

No al préstamo de pago en bibliotecas

Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies