La navaja de Occam. Porque lo más sencillo es lo más probable

A menudo La navaja de Occam es algo entrañablemente certero. Y no hablamos de un instrumento de afeitar sino del viejo principio medieval que reza:

«Entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem»
«Los entes no deben multiplicarse sin necesidad»

El principio

Aunque para mejor entenderlo podríamos formularlo de esta otra manera:

«No ha de presumirse la existencia de más cosas que las absolutamente necesarias».

occam_navaja01

En otras palabras, ante una disyuntiva procura elegir la explicación más simple.

Esta pequeña tonterí­a, dogma del sentido común, resultó ser todo un modelo para aquellos que pretenden explicarse la realidad (o sea, cualquier persona con el afán de saber) ya que cimentó una metodologí­a que arropó a la Ciencia desde entonces.

Siempre se encuentren varias explicaciones a un fenómeno, lo que complica las cosas hasta el infinito, de modo que para no aturdir la mente en vano no será mala idea escoger la más sencilla de las explicaciones que esclarezca dicho fenómeno.

El principio de la Navaja de Occam («Occam’s Razor» en inglés) se conoce también como «Principio de economí­a de pensamiento de Occam» y es utilizado como complemento de las leyes de la lógica para burlar al pensamiento mágico que tanta pupa hace.

Orígenes del término

Durante la primera mitad del S. XIV, en pleno oscurantismo medieval, un monje franciscano inglés llamado Guillermo de Occam (u Ockham según otras grafí­as) alumbró el camino con una idea simple pero afilada y poderosa como una navaja, de ahí­ el nombre.

Sus tesis permitieron entre otras cosas separar por fin a la ciencia de la teologí­a e iniciar la senda hacia una filosofí­a libre y abierta a la razón. Un pilar para la metodologí­a cientí­fica.

occam_navaja02

La Navaja de Occam es un conocido principio cientí­fico que nos dice que ante varias posibles soluciones de un determinado problema la más sencilla es la que probablemente sea la correcta.

No se sabe con seguridad si Guillermo de Occam nació en 1280 o 1288, pero sí­ que fue fraile franciscano y filósofo inglés y que su muerte acaeció en 1349 por efecto de la terrible peste negra.

Como buen franciscano practicó en vida la pobreza extrema pero también una aguda inteligencia, de hecho sus ideas fueron objeto de controversia en su tiempo.

Pensar mucho te convierte en hereje

Tradicionalmente se consideró que fue convocado a Aviñón en 1324 por el Papa Juan XXII acusado de hereje y pasó cuatro años allí­ bajo arresto mientras sus enseñanzas y escritos eran investigados. Ahora sin embargo se cree que, enviado a Aviñón para enseñar filosofí­a, es allí­ donde se creó enemigos entre las filas de los seguidores de Santo Tomás de Aquino, quienes lo acusaron de enseñar herejí­as.

En 1328 el dirigente franciscano Miguel de Cesena solicitó a Occam que estudiase la controversia entre los franciscanos y el Papado sobre la doctrina de la pobreza apostólica, eje central de la doctrina franciscana pero patata caliente para el Papado y los dominicos.

Occam concluyó que el Papa era un hereje y a su vez fue excomulgado por lo que no tuvo más remedio que salir por piernas de allí­. Finalmente él y los suyos obtuvieron la protección del emperador Luis IV de Baviera.

Tuvo Guillermo suerte en una cosa: aunque perseguido, oficialmente su filosofí­a no fue condenada. Por ello el resto de su vida siguió escribiendo sobre asuntos polí­ticos, la riqueza y la pobreza y acerca del choque evidente entre los derechos de papas y prí­ncipes.

Guillermo encarna a una serie de pensadores que someten a crítica los supuestos y afirmaciones fundamentales que sostenían la filosofía y teología medievales, abriendo una nueva vía que desembocará en el pensamiento moderno.

occam_navaja03

Para saber más y a la vez disfrutar de todo este apasionante debate histórico no hay nada como una copa en la mano y en la otra El nombre de la rosa o frente a la pelí­cula del mismo nombre que protagonizó el gran Sean Connery.

El nombre de la rosa

En el terreno de la ficción Guillermo de Ockham sirvió de inspiración a Umberto Eco para crear el personaje de Guillermo de Baskerville, el detective monástico que usaba la lógica de forma implacable como fiel precedente de Sherlock Holmes.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies