Las inagotables aficiones que parece tener la gente

Aunque no haya creí­do que exista canal de TV que verdaderamente respete la inteligencia del espectador, a veces pienso que la cosa no deja de empeorar. Hemos asistido a distintas rachas con un formato propagándose incontenible por buen número de canales: el tuneo de motos y coches, la supervivencia extrema, los fenómenos paranormales, cuerpos tatuados a tope… y ahora los empeños y subastas en cien variantes copan la programación.

programastarados_01

Admito mi afición por algunos de tales programas en canales como Discovery o Energy. Incluso otros más «serios» como Odisea y canal Historia se han subido al carro.

Vista la basura visceral de por aquí­, me digo a modo de excusa, casi prefiero una hora entontecido viendo mierda importada, a pesar de tratarse de unos contenidos (o tal vez por ello) alejados de nuestra realidad socio-cultural.

Estados Unidos debe de ser el mayor productor de pienso para ganado televisivo de todo el mundo, pues de allí­ muchas fórmulas que últimamente acaparan la ya de por sí­ insensata TV hispana.

Es el tipo de producción televisiva que no espera ninguna reacción especí­fica, lo cual a lo peor tampoco está mal si eso es en parte la esencia del entretenimiento. Y a fin de cuentas, ¿qué prefieres, unos frikis anglosajones comprando y vendiendo de todo, probando artilugios y restaurando cualquier cosa o seguir soportando diarrea de cotilleos a diario, con sujetos medio retrasados, folklóricos arrejuntados y tertulianos enloquecidos? Tú mismo.

programastarados_02

Tampoco hací­a falta que nos inundaran, pero bueno, como decí­a ahora es el turno de las pujas a todas horas, la compra-venta e intermediación. Tipos de una Norteamérica más o menos profunda husmean por los trasteros de Tejas o Florida en pos del santo Grial, conformando una galerí­a de curiosos personajes.

El juego atrapa por el revoltijo de artefactos encontrados y la posibilidad de soñar con un beneficio por algo que dormí­a en el pozo del olvido (Perdido, vendido reza el tí­tulo de uno de ellos).

Desde luego sorprenden las inagotables aficiones que parece tener la gente y un rato de subastas puede resultar bastante distraí­do. Luego tenemos Transportes increí­bles, muy entretenido si somos condescendientes con sus diálogos y comentarios de chichinabo.

En varios de estos llamados «Docurealities» encontrarás memeces de buen calibre, tragones de comida basura como el de Crónicas carní­voras, escenas what the fuck? en Empeños a lo bestia o Mil maneras de morir

Todo ello aderezado por un montón de «Wow!», grititos y pitidos tapa-palabrotas. Los doblajes resultan pésimos, hay bastante reiteración y muchos sobreactúan.

En realidad los guionistas lo envuelven todo para dar un punto de intriga y dramatismo de pegote, tratando de poner la misma emoción a la subasta de una maleta que a la escena en que una criatura monstruosa está a punto de zamparse al aventurero de turno.

programastarados03

Y sin embargo se esconden bajo este circo algunas joyas del entretenimiento como Cazadores de mitos, todo un veterano, La casa de empeños, simpáticos tí­os, o Así­ se Hace (How it’s made), siempre hipnótico.

Además, asistir a la transformación de algo arrinconado en algo bien restaurado que vuelve a la circulación reconcilia con el carácter humano y ayuda a que programas así­ enganchen. En el mismo sentido funciona por ejemplo Maestros de la restauración. Y si hay un programa sobre coches bien hecho, nadie me moverá del sofá; Top Gear y Joyas sobre ruedas (Wheeler Dealers), curiosamente ambos británicos, lo cumplen perfectamente.

Así­ transcurren plácidamente las tardes de siesta veraniega.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies