Los Especialistas: Memorias de Africa

Los Especialistas siempre transmití­an la sensación de un soplo de frescor con una música evocadora de otras latitudes y sin embargo concebida aquí­, en tierras mañas. Porque en Aragón se formaron Santiago del Campo (voz, coros) José Ramón Marcén (guitarra y armónica) Cesar Navarro (Bajo) y Fernando de la Figuera (Guitarras).

Buen e interesante grupo, lamentablemente sin la repercusión que merecieron pese a ser pioneros del mestizaje musical con ritmos africanos y caribeños. Aquellas canciones, entonces casi una rareza, ahora siguen vivas.

Gracias a que una de sus maquetas fue a parar a manos de Paco Trinidad, gran productor de grupos españoles de los 80, en 1991 grabaron su primer disco, «Los Especialistas» producido por el propio Trinidad y que abrí­a Cúbrele, tema que inconteniblemente te hací­a mover los pies.

Por problemas legales con el autor de la portada la compañí­a hubo de retirar el disco del mercado sólo seis meses después de su edición, frenando el prometedor arranque del grupo y para cuando cambian de discográfica el bajista César Navarro habí­a abandonado la formación, quedando reducidos a trí­o (aunque en directo siempre se reforzaban con varios músicos).

También con Paco Trinidad como productor en 1993 sale a la venta Vapor, un importante paso adelante que amplí­a las posibilidades sonoras y comerciales de la banda gracias a canciones como Rebotando, «Amnesia» o la que da tí­tulo al disco, Vapor, lúcida, lúdica y lúbrica, un verdadero estallido de sensualidad.

Mundo Mundial (1995), Un pez en mi maleta (1998) y Mundo Verbena (2000) cerraron la trayectoria de la banda zaragozana, trabajos con matices fuertemente afro-latinos con instrumentos de viento y percusiones de todo tipo que poní­an en marcha en unos conciertos vibrantes con un directo divertido y solvente.

He podido saber que hubo al menos un disco posterior llamado Básico que reúne las canciones fundamentales. Deben de andar todaví­a por ahí­…

En resumen, poderí­o rí­tmico, melodí­as y estribillos pegadizos: «Música caliente para el cuerpo y la mente», así­ la definieron ellos mismos.

Y aunque bebieron de numerosas fuentes la música de Los Especialistas se reconoce sin esfuerzo, sabes desde los primeros acordes que solo pueden ser ellos. Los textos de sus canciones tienen cotidiana sencillez y no poca ironí­a.

Perteneciente a «Vapor», hoy señalaré un tema alejado del habitual hedonismo del grupo. Memorias de África es una crónica reflexiva y triste sobre la inmigración moderna a pesar de que discurre entre deliciosos acordes africanos. Ellos confesaron en cierta ocasión que les habí­a atrapado el ritmo del Soukous, rumba del Zaire que se hace con guitarra eléctrica, bajo y baterí­a y yo creo que hay bastante de eso en «Memorias de Africa».

Muy probablemente titularon así esta canción como mordaz contraposición a la pelí­cula del mismo tí­tulo, ya que bien diferente es esta historia de un subsahariano que emigra a España en busca de nueva vida tras un sueño de prosperidad que se tornará pesadilla:

«Pero yo no sabí­a que no habí­a nada para mi».

No hay happy end posible. Desesperado, vuelve sus ojos al continente negro, a su casa, lugar que tal vez no debió abandonar. Sin embargo es demasiado tarde ahora que el alcohol lo ha vencido y «Africa ya no lo quiere ver». Una punzada tan salvajemente real como conmovedora.

Los Especialistas
Memorias de Africa

LETRA

Mi historia no es casual
otros antes han venido aquí­,
parecí­a muy fácil
viajar hacia un mundo mejor.
No me habí­an contado
el verdadero sueño español,
no me lo pensé dos veces:
de Guatemala a Guatepeor.

Sí­, señor,

Anduve mucho tiempo
hasta que conseguí­ ganar el mar.
Dos meses de camino,
no veí­a nunca la hora de llegar.
Embarqué en un carguero
era un polizón para Madrid
pero yo no sabí­a
que no habí­a nada para mi.

No veo… Africa no la veo
No veo, no.

El puerto de Valencia fue
lo primero de Europa que vi,
los primeros hombres blancos,
mi primera botella de aní­s.
Una caja de herramientas
llena de relojes de ocasión,
los ojos bien abiertos
para no dar con el cuerpo en prisión

No veo… Africa no la veo
No veo, no.

Ahora todo lo que gano
me lo gasto en copas de aní­s,
no me importa ya nada,
lo que quiero es salir ya de aquí­.
El alcohol me ha matado,
tal vez algún dí­a volveré…

Africa ya no me quiere ver…
Africa ya no me quiere ver…
Africa ya no me quiere ver…

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies