Sistemas operativos de red mí­ticos (I): NetWare Novell

Como profundo friky informático que soy, y al mismo tiempo administrador de sistemas, siempre tuve un cariño especial por los sistemas operativos de servidor. Me llaman en especial la atención aquellos que ya no existen a pesar de que en su momento dominaron el mercado o fueron un paradigma revolucionario en su diseño.

Netware

Desgraciadamente, un sistema bien diseñado y con caracterí­sticas avanzadas a su tiempo no garantiza un éxito comercial del mismo.

Promociones comerciales mal hechas, precio elevado, monopolios en el mercado o requisitos técnicos muy elevados -por poner varios ejemplos- hicieron que muchos de ellos cayeran en el pozo del olvido y la quiebra de sus respectivas empresas.

Este es un pequeño estudio-homenaje a aquellos sistemas operativos de servidor que siempre quise tener en la empresa y que nunca tendré. 🙁

Novell NetWare

NetWare fue el rey de los SO de red a finales de los años 80 y principios de los noventa. Fue fundada en Estados Unidos (Utah) en 1982 por Dennis Fairclough, Drew Major, Dale Neibaur y Kyle Powell como continuación de la empresa NDSI (Novell Data Systems), la cual vení­a operando desde 1979 como fabricante de PCs.

Estos amiguetes eran compañeros de clase en la universidad y por lo visto, pasaban sus ratos libres intentando conectar en red cualquier tipo de cacharro informático que cayera entre sus manos.

Sede de Novell en Utah
Sede de Novell en Utah

En 1983 Novell presentó una pequeña maravilla denominada Novell NetWare (antes se llamó S-Net) el cual no se escribió desde cero, sino que se basó en un núcleo de UNIX que previamente habí­an comprado juntando sus ahorros.

La primera versión de NetWare corrí­a en un sistema basado en un procesador Motorola 68000 aunque, en un breve plazo de tiempo fue migrado a procesadores Intel x86.

Novell Netware 1.0
Novell Netware 1.0

Al principio NetWare no era más que un software que permití­a compartir carpetas en red y aplicar una serie de permisos a las mismas para controlar el acceso. Por supuesto, este sistema estaba basado en una consola de texto careciendo cualquier herramienta gráfica.

El primer gran éxito vendrí­a de la mano de NetWare 2.0, versión que se ejecutaba en procesadores Intel 286 (de ahí­ su nombre 2.0 o Netware 286).

Implementaba caracterí­sticas propias de Mainframes, los super ordenadores de entonces, que ni podían soñarse en los incipientes sistemas operativos de PC que por aquel entonces daban sus primeros pasos. Por ejemplo: RAID1, detección de fallos en el disco duro y realojamiento de datos en sectores no dañados del mismo (en tiempo real), Roll-Backs de ficheros, centralización de permisos…

Novell pasó en poco tiempo de tener cinco empleados más de doce mil.

Netware 2.0
NetWare 2.0 y un Intel 286

Con el pasar de los años, los requisitos de las grandes empresas para con sus redes aumentaron de forma significativa y las redes de área local se vieron sustituidas gradualmente por redes de área amplia capaces de unificar grandes entornos corporativos.

Al comenzar la década de 1990, el sistema operativo NetWare de Novell, actualizado con las caracterí­sticas que necesitaban las empresas con delegaciones en distintas áreas geográficas, era lí­der de este mercado con una cuota cercana al 70%

En 1993 salió la versión NetWare 4.0, la cual introducí­a un sistema de directorio organizativo inspirado en el sistema X500 de UNIX pero mucho más avanzado en cuanto a sus facilidades de gestión (idea que luego copiarí­a Microsoft con su Windows 2000 Server siete años más tarde).

Netware 4.0
NetWare 4.0

Puedo dar fe de que en una de las empresas de medios más importantes de España (en la que trabajé), vi en el año 2000 sistemas basados en NetWare para la gestión interna que llevaban más de tres años sin reiniciarse. NetWare siempre tuvo la reputación bien merecida de ser «casi indestructible».

Versión tras versión de NetWare las caracterí­sticas que iban apareciendo eran increí­bles: Clusters, sincronización de sistemas entre servidores remotos, virtualización…

Recordemos que todas estas mejoras fueron apareciendo en otros sistemas operativos muchos años después y ya en la década del año 2000. Incluso se fabricaron versiones especiales para UNIX y para OS/2 que permití­an que NetWare funcionase en un ordenador dotado de estos sistemas operativos al mismo tiempo y sin tener que virtualizar nada.

Por ejemplo, en la práctica un sistema ejecutando un Kernel UNIX podí­a al mismo tiempo ejecutar un kernel de Novell como si de otro proceso de tratase y esto ¡a mediados de los años 90!

Netware Control Center
NetWare Control Center ejecutando el directorio de Novell

¿Qué pasó entonces con NetWare?

Bien, el problema de NetWare se llamó Microsoft.

En 1996 Microsoft sacó a la calle el sistema operativo Windows NT 4.0 con la misma interface gráfica que Windows 95.

A pesar de ser un sistema operativo claramente inferior a NetWare, Windows se comió el mercado debido fundamentalmente a los siguientes motivos:

El primero fue que Windows NT 4.0 era muy parecido a Windows 95 y aquellos administradores de sistemas jóvenes que empezaban a entrar en las empresas querí­an manejar algo con lo que ya estaban familiarizados. Por lo tanto, a la mí­nima posibilidad sustituí­an los servidores Novell por algo «conocido».

El segundo punto en contra de Novell fue no dar la suficiente importancia a Internet. Novell no comprendió la importancia del protocolo TCP/IP y hasta el último momento favoreció su propio protocolo de comunicaciones (IPX/SPX) dando la espalda a muchos productos orientados a Internet.

El tercero fue seguir una polí­tica errática de adquisicones de empresas sin mucho criterio. Así­, se hicieron con Digital Research (creadores del DR-DOS), Unix Systems Laboratories (con su producto UnixWare) y WordPerfect. Productos que luego fueron mal vendidos entre 1995 y 1996 a diversos competidores.

El cuarto problema: se pecó de poca ambición al no desarrollar un sistema operativo de escritorio y pensar ingenuamente que los fabricantes de sistemas operativos de escritorio jamás se meterí­an a desarrollar sistemas operativos de servidor. De hecho, hasta la versión 5.0 de Novell era necesario utilizar un disquete de MS-DOS para crear la partición del Novell y arrancar el sistema.

¿Quién en su sano juicio obliga a un cliente a comprar un sistema de la competencia para instalar el producto que le estamos vendiendo?

Como último aspecto destacable: Windows NT era muy sencillo de administrar por administradores de sistemas junior, mientras que para manejar NetWare hací­an faltan más conocimientos técnicos.

Microsoft vs Novell

El presente de Novell

Recientemente Novell acaba de anunciar la muerte de NetWare en favor de LINUX.

Novell compró hace varios años la empresa alemana SUSE AG con el fin de posicionarse en el emergente mercado de LINUX.

Durante estos años Novell estuvo vendiendo y desarrollando el producto Open Enterprise Server, el cual, básicamente es un servidor de red.
OES se podí­a adquirir como servidor basado en NETWARE o como servidor basado en LINUX.

Novell ha decidido no desarrollar más productos basados en NetWare y, por lo tanto, podemos decir sin miedo a equivocarnos que NetWare a muerto.

Open Server Enterprise
Open Server Enterprise

No obstante, Novell sigue a delante como empresa (es una de las veinte empresas de informática más grandes del mundo) centrada en LINUX.

La ventaja del servidor OES de Novell basado en LINUX es que todos los productos que existí­an para Novell: edirectory, iprint, groupwise, etc… Están migrados a esta plataforma.

Esta decisión tan polémica, acabar con NetWare, ha hecho que no pocos fanáticos de la misma hayan puesto el grito en el cielo.

Se calcula que actualmente todaví­a hay 90 millones de personas utilizando NetWare en el mundo.

Fuente: Wikipedia, la web de Novell y años de Frikismo.

3 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies