Cinco años entre barrotes dan para desarrollar y pulir muchas ideas o planes. En este tiempo Johnny Clay no ha dejado de dibujar en su cabeza los detalles precisos para, una vez en libertad, volver a delinquir. Pero esta vez con el golpe que le brinde un retiro definitivo con los bolsillos llenos. Todos sus