El chollo de ser polí­tico en España

O de cómo disfrutar de grandes privilegios con o sin crisis.

Imaginemos por un momento el siguiente escenario. La empresa que acaba de contratar tus servicios ofrece esta serie de ventajas:

Decálogo de derechos del buen gobernante

1. Tú y tus compañeros tenéis la potestad para fijar vuestro salario de mutuo acuerdo (estoy convencido de que no habrá muchas tensiones por esto).

2. No estás en la obligación de acudir a tu puesto con total regularidad. Ir de vez en cuando será suficiente.

3. ¡Eh! Hay coche oficial con chófer y si no taxis, aviones… Los viajes están completamente cubiertos, el alojamiento también y ya verás cómo son recompensados cada uno de tus movimientos. Igual que si te dijeran: «trabajarás en esa sala por tal cifra al mes pero cada vez que pones un pie fuera, esa cifra se incrementará como si de un taxí­metro se tratara».

4. Carta blanca para comidas y ágapes varios. Sin problemas, ya que no hay lí­mite para gastos de representación.

5. No sabrás lo que es una factura de teléfono móvil, ni una espera en cola o un asiento en clase mundana.

6. Dispones en definitiva de un capí­tulo de extras tal que solamente con él ya podrí­as vivir mejor que la mayorí­a de los españoles y es probable que también disfrutes de cierto número de regalos y otros parabienes. A nadie le amarga un dulce.

7. El Estado solo va a retener de tu nómina un ridí­culo porcentaje. Podrás además ejercer un segundo trabajo (así­ descubrirás con regocijo que la dichosa Ley de Incompatibilidades que estudian los funcionarios como norma sagrada es en realidad un pufo).

8. La posibilidad de colocar a los tuyos en algún puesto de trabajo es real.

9. Te aguardan jugosas indemnizaciones y jubilaciones de oro u otros conceptos vitalicios a cargo del erario.

10. Se me olvidaba. No hay que superar un prueba de capacitación mí­nima para entrar aquí­. Y tranquilo, que no te van a sancionar por nada de lo que hagas.

¿Cabe suponer un chollo así­? ¿Te imaginas el coste para una empresa si sus trabajadores pudieran gozar de estos privilegios? Imposible e impensable, se irí­a a la ruina desde el primer dí­a. Pues tal situación existe en el mundo real, en éste y otros paí­ses democráticos avanzados y es precisamente la que disfrutan muchos de nuestros amados polí­ticos.

Hace unas semanas aparecí­an en prensa los emolumentos que perciben algunos de nuestros altos cargos polí­ticos actuales y seguramente muchos habréis encontrado el mismo informe en bastantes sitios de la Red, incluso está meneado así­ que no voy a descubrir nada nuevo. Pero sí­ quiero recordar la desmesura de algo sangrante que obviamos.

Necesitamos conocer cifras reales y por fin tenemos algunas, desde luego no por iniciativa de ellos, maestros de la opacidad, sino gracias a una investigación. Aunque sólo sea por la salud del sistema esos números deberí­an estar ante la cara de la gente, ser datos de obligado conocimiento ciudadano puesto que proceden de una contribución directa: los bolsillos de todos.

Ya escribí­ sobre esto en su dí­a y no me gusta repetirme pero hay cosas que simplemente te rompen la cabeza de sólo pensarlas…

Traeré un extracto del artí­culo en cuestión, que a su vez forma parte del libro puesto a la venta hace muy poco:

Hay también un video en Youtube de dos partes donde habla el autor en televisión.

El Chollo de la casta polí­tica en España (Resumen)

(…) Con el mismo tí­tulo que el libro que el año pasado conmocionó la vida polí­tica italiana, sacando los colores a quienes viven de la cosa pública, el periodista Daniel Montero mete el bisturí­ en el patio local. Tampoco huele bien aquí­. En las 286 páginas de La Casta. El increí­ble chollo de ser polí­tico en España (…) Montero lanza cortantes preguntas: ¿Qué futuro tiene un paí­s donde las casi 80.000 personas que forman la clase polí­tica están envueltas en un velo informativo sobre el despilfarro de sus privilegios? Y ofrece respuestas y datos precisos (…)

[algunos ejemplos por riguroso orden alfabético]:

AZNAR, JOSE MARIA: Es el único ex presidente del Gobierno que ha solicitado el sueldo vitalicio que supone sentarse en el Consejo de Estado: 74.000 euros anuales. Nómina que pretendí­a sumar a la de ejecutivo del magnate de la prensa Rupert Murdoch. Se lo denegaron pero le salió rentable. Aznar renunció por un sueldo de 220.000 euros al año, tres veces más de lo que cobraba como consejero de Estado.

ABSENTISMO: no existen datos oficiales sobre la falta al trabajo de los polí­ticos o al menos no se han hecho públicos.

AVIONES: los diputados pueden utilizar a su antojo con cargo a las arcas del Estado aviones, trenes o barcos. Disponen de 5.000.000 de euros al año para viajes.

BONO, JOSí‰: entre sueldo y complementos, el presidente del Congreso cobra 13.856 euros al mes: 3.126 por diputado, 3.605 como complemento, 3.915 para gastos de representación y 3.210 de libre disposición. Las dos últimas partidas suman más de 6.000 euros mensuales para comidas, regalos y actos de protocolo.

CALDERA, JESíšS: el ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales recibe 6.319 euros mensuales por su escaño en la cámara baja, donde redondea su sueldo como vocal de la Diputación Permanente y presidente de una comisión. Cuando era ministro subió el salario mí­nimo a 600 euros. Cuatro años después, su sueldo es 10 veces superior a esa cifra, que recibe simplemente por no abrir la boca. Caldera no ha presentado ni una sola iniciativa ni ha intervenido en el Congreso desde que comenzó la actual legislatura. Al final, cobrará en 2009 más de 120.000 euros por los servicios prestados.

CARGOS: hay 8.112 alcaldes, 65.896 concejales, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales, 650 diputados y senadores, 139 responsables de Cabildos y Consejos insulares y 13 consejeros del Valle de Arán.

CASTIGO: nunca se ha sancionado a ningún miembro de La Casta por incumplir el Código del Buen Gobierno, que se supone que controla las buenas prácticas del Ejecutivo.

COCHES: el lujo de muchos dirigentes autonómicos les lleva a sentar sus posaderas en automóviles de más de 100.000 euros. Gallardón, el alcalde de Madrid, se mueve en un Audi A8 de 591.624 euros. Fue contratado en arrendamiento hasta 2011, así­ que el alcalde gasta 150.000 euros al año del bolsillo de sus ciudadanos para moverse por la ciudad y alrededores. Catorce de los 17 presidentes autonómicos usan Audi. El valenciano Francisco Camps tiene varios a su disposición (esa comunidad dispone de 200 vehí­culos para sus altos cargos, la mayorí­a de ellos Volvo S80, de 40.000 euros), lo mismo que sucedí­a con Chaves en Andalucí­a, cuyo Gobierno cuenta con 234 coches oficiales.

CHAVES, MANUEL: cobra al año 81.155 euros por ser ministro más una indemnización de 46.000 al año por abandonar la presidencia de Andalucí­a. O sea, 127.155 euros anuales. Dos sueldos del Estado compatibles sólo para altos cargos. Para los demás españoles está prohibido por ley.

DESPILFARRO: el Congreso gasta cada año 160.000 euros en regalos navideños. 11.000 cargos públicos reciben obsequios por esas fechas, un gasto que suma al año 2.200.000 euros.

DEUDAS: cada español debe a los bancos 566 euros por la deuda de los ayuntamientos.

DESCONTROL: es tal en la administración de fondos públicos que en España no hay ni una sola institución que conozca cuántos polí­ticos cobran del Estado.

DIETAS: los parlamentarios que no viven en Madrid reciben, además del sueldo, otros 1.823 euros al mes por sus supuestos gastos de manutención y alojamiento. Los locales, 870 para gastos, libres de impuestos. La suma de estos sencillos complementos supera el sueldo de 12 millones de ciudadanos. Además, cobran 150 euros cada dí­a si salen al extranjero, y 120 si viajan por el paí­s.

FUNDACIONES: 52 polí­ticos nacionales ocupan cargos en 74 fundaciones distintas: 31 por el PSOE, 28 por el PP y 4 por el resto de grupos. La conservadora Soledad Becerril parece las más activa: es miembro del patronato de seis fundaciones. No todas tienen un marcado carácter polí­tico.

HACIENDA: la retención de las nóminas de los diputados y senadores es sólo del 4,5%.

HORAS EXTRAS: en 2008 el Gobierno de La Rioja pagó 200.000 euros extras a sus conductores. Realizaron 870.182 kilómetros, unos 2.300 al dí­a, lo suficiente para cruzar tres veces España de este a oeste. Un gasto curioso ya que es la comunidad más pequeña del paí­s y su población es inferior a la de cualquier ciudad dormitorio de Madrid. El uso de coches oficiales para asuntos particulares es una práctica tan común como soterrada.

IBARRETXE, JUAN JOSí‰: el ex lehendakari del Gobierno vasco recibe unos 45.000 euros al año, la mitad de lo que ingresaba cuando era presidente. Y lo cobrará de por vida, igual que todos los miembros de su ejecutivo. Este tipo de jubilaciones están muy por encima del lí­mite legal para el resto de los españoles, que no pueden cobrar más de 32.000 euros anuales, por mucho que hayan cotizado toda su vida.

JUBILADO DE ORO: tras abandonar el FMI, Rodrigo Rato regresó a España con una pensión vitalicia de 80.000 dólares anuales. Sumados al sueldo de ex ministro, en 2006 percibí­a 37.070 euros mensuales.

MARISCADAS: no hay lí­mite legal para las comidas de representación de los polí­ticos españoles. Tampoco hay fiscalización previa a la hora de comprar jamón, champán o puros de alta cava. Ejemplo de descontrol es el socialista valenciano Vicent Costa. Acababa de perder las elecciones municipales a favor del PP, pero seguí­a siendo alcalde en funciones. Y como tal se gastó casi 500 euros del dinero público en gambas, cigalas, langosta, navajas, jamón y caldereta. Una buena despedida.

MÓVILES: los senadores cuentan con 1,7 millones de euros al año para gastos de teléfono. El ayuntamiento de San Lúcar de Barrameda tení­a 270 dados de alta. Entre los servicios que pagó figuran descargas de juegos, llamadas a Cuba y a varias lí­neas eróticas.

MULTAS: ¿sabí­a usted que paga de su bolsillo las multas que la DGT impone a los polí­ticos? ¿Y que además las paga con recargo?

MOROSOS: los miembros de La Casta invirtieron 66,6 millones de euros en la celebración de las elecciones general de 2008. De ese dinero, 44 millones fueron prestados por bancos españoles para financiar campañas publicitarias megalógamas. Las mismas entidades que ese año de crisis embargó las casas a 60.000 familias por falta de liquidez. 180.000 personas se quedaron sin techo. Sin embargo, los partidos de La Casta deben a los bancos 144,8 millones de euros.

NEGOCIOS: sólo el 33% de los diputados del Congreso se dedica en exclusiva a su labor polí­tica. El resto engorda sus cuentas corrientes con la participación en empresas privadas, fundaciones y colaboraciones varias. Algunos, como el diputado del PP Miguel íngel Cortés, aglutinan hasta 12 actividades extraparlamentarias.

NÓMINAS: los sueldos de los polí­ticos electos (80.000 miembros de La Casta, que llenarí­an un estadio como el del Real Madrid) cuestan a los ciudadanos unos 720 millones de euros al año, más que el presupuesto anual de toda la red ferroviaria, tres veces superior al dinero dedicado a cuidar el patrimonio nacional y 60 veces más que lo que gasta el paí­s en salud bucodental para jóvenes.

OCULTISMO: no hay datos oficiales sobre el número de polí­ticos que cobran del Estado. El alcalde de Barcelona -el mejor pagado del paí­s- tiene un salario de 177.398 euros brutos anuales. Más que un ministro, que se lleva a casa 74.000 al año.

PAJíN, LEIRE: en 2000 se coronó como la diputada más joven de España. Ocho años después, con 33 de edad, ya tiene derecho a una indemnización de 85.000 euros anuales del Estado. Recibe 5.500 euros al mes por su trabajo al frente del PSOE, tiene derecho al 80% de su sueldo como ex secretaria de Estado de Cooperación, 103.000 euros anuales con todos los complementos, a lo que hay que sumar 3.126 como senadora.

PENSIÓN DE ESCíNDALO: los ex ministros mantienen durante dos años una pensión por cese de 58.000 euros anuales, cifra seis veces superior a la pensión media española. En la actualidad, cuatro ex ministros compatibilizan ese dinero con el sueldo de diputado: José Antonio Alonso, Fernández Bermejo, Marí­a Antonia Trujillo y Jesús Caldera.

RAJOY, MARIANO: se embolsa cada mes 8.996 euros (sin contar otros complementos): 3.126 por ser diputado, 870 para alojamiento (más que el salario mí­nimo) y 5.000 como presidente del PP. Con lo que gana en un mes, una pensionista con cuatro hijos vive durante dos años y medio.

REGALOS: no hay una ley concreta sobre los obsequios que pueden aceptar o no los polí­ticos. En EEUU, por ejemplo, pasan al Estado. Condolezza Rice recibió el año pasado en sus viajes oficiales joyas por valor de 360.000 euros. Aquí­ nadie tiene obligación de declararlos. Se pueden quedar con ellos. Sin más.

SOLBES, PEDRO: tras dejar la polí­tica en abril de 2009, el ex ministro de Economí­a se encontró con un retiro de unos 12.000 euros mensuales (una pensión de 2.725 euros por ser funcionario, su pensión vitalicia como ex comisario europeo y otros 5.700 al mes como compensación, durante dos años, por ex ministro). A Solbes, pues, le esperaba una jubilación cinco veces mayor que la de cualquier español.

SECRETOS: el oscurantismo sobre los gastos llega al absurdo. El Parlamento Europeo cuenta con una Oficina de Lucha Contra el Fraude (OLAF, por su siglas en inglés). Sin embargo, sus informes son confidenciales y su contenido completo sólo es conocido por los parlamentarios. Los votantes pueden saber de las buenas acciones de los polí­ticos, pero sólo La Casta conoce datos sobre el fraude.

SIN LíMITES: cada parlamento autonómico, diputación o ayuntamiento fija el sueldo de sus cargos electos sin lí­mite ni baremo alguno. José Bolarí­n, alcalde de Ulea (Murcia), con 900 habitantes, cobra unos 4.000 euros. El de Ricote, cerca del pueblo anterior, se lleva 40.000 al año en una población que no alcanza los 1.300 vecinos. Y la alcaldesa de Marbella, Marisol Yagí¼e, cobraba más que el presidente del Gobierno: 84.462 euros al año en un ayuntamiento que estaba en bancarrota.

TAXIS: la comodidad de sus señorí­as para hacer su trabajo es tal que el Congreso regala a los que no disponen de coche propio una tarjeta personalizada con un saldo de 250 mensuales para que viajen en taxi por Madrid.

VACACIONES: Zapatero es el único presidente de la UE que carga sus vacaciones a las arcas públicas. Con él van más de 100 personas (escoltas, guardias civiles, asesores…). Cobran una media de 80 euros de dieta diaria, 8.000 euros por jornada sólo por este concepto. Si pasa tres semanas en Lanzarote, le cuesta al Estado 160.000 euros en dietas. A eso hay que sumar avión, desplazamientos, gasolina, manutención… Al final, 200.000 euros en vacaciones.

[Fin del artí­culo]

¿Qué, cómo se os ha quedado el cuerpo?

Desmenuzando un poco esta exposición de escandalosos despilfarros sólo cabe confirmar que un conjunto de personas cuyos cargos fueron concebidos para el servicio público oculta permanentemente lo que gana por la desproporción existente con los demás trabajadores, sin que eso suponga problema alguno para el sistema ya que no hay preguntas, nadie protesta. Suman y suman pluses inadmisibles, sin una lógica detrás que los sustente. No hay justificación a esta barbaridad para una persona con sentido común.

Son ellos los primeros en provocar una sangrí­a innecesaria a la economí­a sostenida por todos. No la van a detener, al contrario, cada año crece el gasto incontrolado de tantí­simos gobiernos municipales y autonómicos saturados a su vez de innumerables cargos y actos absurdos. Muchos hombres y mujeres que, si no la tení­an antes, verán despertar ahora sus ansias de incrementar patrimonio de manera rápida y legal. Si a esto añadimos el caos del gasto público auspiciando nacionalismos necios y abonando las deudas de favor con el clientelismo adquirido, tendremos por resultado unos números rojos del tamaño de una catedral.

Otro caso que he leí­do hoy mismo en una carta al director acerca del dichoso Plan E:

Recientemente, viajando por los diminutos y semiabandonados pueblos castellanos, me topé de frente con varios de esos fastuosos letreros de propaganda gubernamental que nuestros dirigentes han bautizado con el ambiguo nombre de Plan E. Uno de ellos anunciaba una obra presupuestada en 5.500€. Le pregunté a un vecino, que resultó ser el alcalde, si sabí­a cuánto habí­a costado el cartel. «1.200€» me dijo.

Sin comentarios.

Ellos piden nuevos tributos para contrarrestar su pésima gestión de los presupuestos. La gran teta algún dí­a se secará, aunque sospecho que ya estamos tan embargados que vamos de cabeza al agujero cavado por ayuntamientos y CCAA. de izquierda, derecha o centro.

Esta gentuza, después de expoliarnos se permiten el lujo de pedirnos contención y ahorro. ¿Por qué no os apretáis por una vez vosotros el cinturón, parásitos miserables? Pero como los mecanismos de alienación funcionan tan de puta madre, a currar y a poner el culo de nuevo.

¿Es o no un chollo escalar en polí­tica? ¿Y qué decir del eurodiputado? Echad un ojo a este otro artí­culo sobre europarlamentarios que habla de la picaresca de los trajeados con maletí­n.

En tiempos de sobresaltos diarios por la inexistente estabilidad laboral, en un paí­s con tantas deficiencias estructurales y económicamente en la cuerda floja, es indecente que un ciudadano tenga que cotizar deslomándose durante 35 años para percibir al final una jubilación patética mientras que a los señores diputados les baste con unos añitos para cobrar la pensión máxima.

Ex-ministros, ex-secretarios de estado y ex-altos cargos de la polí­tica cuando cesan son los únicos ciudadanos de este paí­s que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público. Es indecente que alcaldes y cargos publicos de tercera división ganen mas que el propio presidente del gobierno o que un ayuntamiento alargue los pagos a sus proveedores, generalmente pequeños empresarios autónomos, hasta empujarlos a la aniquilación alegando falta de fondos y al mismo tiempo eleve el sueldo de sus altos cargos en el porcentaje que les apetezca. Y es sonrojante el millonario derroche efectuado por televisiones autonómicas mediocres creadas al servicio exclusivo del poder local.

¿De verdad puedes suponer que se preocuparán realmente por la crisis una panda de tí­os cuya economí­a marcha viento en popa pase lo que pase? Como se decí­a en una viñeta que vi, a la pregunta «¿Cuándo se ocuparán los polí­ticos de los problemas reales de la gente? La respuesta del polí­tico es: «Cuando tengamos los problemas reales de la gente». En otras palabras, cuando las ranas crí­en pelo.

Y una reflexión, también recogida de por ahí­: cuando los votantes están convencidos de que todos los polí­ticos son igual de sinvergí¼enzas, no votan. En cambio aquellos a lo que no les importa que sus dirigentes sean unos sinvergí¼enzas, tal vez porque aspiran a su modo de vida, siguen votando… De modo que siempre ganarán los elegidos por éstos últimos. Va haber que afiliarse al partido de los Escaños Insumisos como única alternativa.

No sólo duele malgastar el dinero, también la esclavitud mental a la que nos someten. El problema más grave es que todo esto elimina la credibilidad del sistema. Una crisis de valores esenciales de la democracia es peligrosa; cualquier cosa por venir en forma de gobierno no democrático, tristemente pudiera parecer una tabla de salvación, como la historia deberí­a de habernos enseñado…

En la puerta del Congreso permanecen los famosos leones de bronce. Sospecho que están ahí­ para que no nos acerquemos a indagar qué hacen los de dentro y así­ salvaguardar los privilegios de sus moradores.

8 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies