Google Chrome, los ordenadores ligeros y la nube

Independientemente de que los sectores empresariales continúen a dí­a de hoy dependiendo casi por completo del gigante de Redmond (monopolio que algún dí­a caerá o acaso cambie de manos), nuevos signos asoman por el horizonte de la Red.

Porque también tenemos con nosotros a otro gigante que no para de moverse. Chrome OS es el nuevo sistema operativo con el que Google parece culminar su plan maestro iniciado hace tiempo para dominar al mundo, al menos el mundo de aquellos que viven diariamente colgados de Internet (quiero recordar que afortunadamente queda mucha gente que no vive dí­a a dí­a Internet y permanecen alejados de su universo absorbente).

A su buscador imbatible, Google ha ido sumando un navegador y correo propios, herramientas web y una suite ofimática. Además está Android, sistema operativo diseñado principalmente para “teléfonos inteligentes” y pongo las comillas para resaltar cuánto me choca ese binomio. Ahora todas esas piezas confluyen para encajar en el Google Chrome OS que se avecina.

Al ser un sistema operativo ligero y de código abierto, su hábitat natural son en principio los Netbooks que tanto éxito están teniendo últimamente, sin que ello signifique que no podamos verlo sobre cualquier tipo de máquina. Linux, Mac OS X y ahora Google. Esto nos lleva a la pregunta inevitable: ¿Qué hará Microsoft al respecto ahora que por vez primera muchas personas contemplan la posibilidad de poner en marcha su ordenador sin que obligatoriamente sea con un sistema Windows?.

Habida cuenta de que los portátiles adelgazan a la vez que los móviles se sofistican, fácil es suponer que en un futuro sistema Chrome y sistema Android podrí­an converger con todo su tinglado listo para dispositivos que son cada vez más populares. Habrá que esperar el desarrollo del año 2010 para ver qué pasa con esas tendencias, cuáles despegan y cuáles no.

El nuevo Chrome OS se enfoca hacia usuarios que pasan la mayor parte de su tiempo en Internet, por lo que no serí­a necesario para ellos tener instaladas aplicaciones propias. La idea es mantener los datos en servidores externos y no en los ordenadores personales; eso previsiblemente evitarí­a la lacra interminable de virus y malware.

Todo centralizado en un navegador al que se ha dotado de opciones avanzadas y algunas aplicaciones ligeras que también se pueden encontrar en Google Wave. La principal limitación es obvia: sin conexión a Internet esto no sirve para nada y la pelí­cula se desmorona. Por tanto la pregunta es si estamos o no preparados para funcionar así­. Sí­, lo se, ahora más que ayer y menos que mañana pero ¿hasta qué punto?.

Para empezar el ancho de banda en España es, por decirlo suave y discretamente una mierdecilla y los proveedores siguen hoy actuando como lo hací­an ayer: cerrando el puño para ir soltando muy lentamente incrementos de velocidad a sus abonados o para implementar otro tipo de mejoras. De tal modo que alargan sus beneficios en el tiempo mientras se están pensando en nuevas maneras de sacarte el dinero con sus tarifas jeroglí­ficas y un mal servicio enquistado. Por otro lado la penetración de banda ancha fuera de las zonas urbanas es muy irregular y hay bastante gente que se encuentra fuera de juego sin que se sepa bien por cuánto tiempo.

Volviendo al Chrome OS, su planteamiento es ofrecer un sistema ligero que arranque rápidamente y permita a los usuarios acceso inmediato a sus datos, datos que vivirán en la nube.

Otra vez la nube. No se bien por qué pero esta palabra me huele raro. Básicamente la cuestión es: ¿estamos dispuestos a soltar nuestras cosas, nuestros preciados datos, nuestra vida digital (por ridí­cula que sea) en el limbo? A pesar de que ya lo estamos haciendo muchas veces casi sin darnos cuenta, no quisiera que vaya a ser así­ a partir de ahora para todo. O tal vez exagero y no es para tanto. Puede que se trate de la misma dicotomí­a que existe entre vivienda en propiedad/vivienda en alquiler. Aún así­, dejarlo todo en manos ajenas da susto, desconfianza, pasmo y sobresalto.

En cualquier caso la descarga de Chrome OS ya está disponible y puede instalarse en PC, Linux y Mac OS X utilizando una máquina virtual como VMware o Virtual Box, que es gratuito.

Más datos:

Juande
Microsiervos

2 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies