Votar tapándose la nariz

Domingo próximo: lo que cada año los medios llaman cansina y pomposamente «la gran fiesta de la democracia», la cita con las elecciones. No puede ocultarse el hecho de que muchos españoles votarán con la nariz tapada.

PSOE, PP, IU, CiU, PNV”¦ los de siempre. Todas ellas son siglas que simbolizan la degradación democrática iniciada hace tiempo. Votarles una vez más es perpetuar la caricatura de una España que destaca por ser el hábitat natural de la corrupción institucionalizada y el clientelismo, donde la picardí­a es un grado, donde conviven una serie de privilegios soterrados -pero consentidos- para unos cuantos mientras la mayor parte de la gente malvive entre la resignación y el ahogo económico, con nuestras vidas conducidas por poderosas corporaciones que vienen amparadas por la clase polí­tica. Con nuestras mentes narcotizadas por los medios. Con nuestra tranquilidad amenazada por continuos sobresaltos de í­ndole también económica. Primero nos culpabilizan por la situación; acto seguido nos suben los precios de otra cosa más.

Como en todo perí­odo electoral, durante muy poco tiempo los partidos sacan a la calle, reino hostil que no conocen, a las caras pálidas y sonrientes de sus principales figuras con el único fin de captar voluntades. Llenan recintos con enfervorizados seguidores que agitan banderitas de colores y aplauden cada gesto del lí­der, cada palabra, cada estúpida arenga. Un público postizo que procede de las propias filas junto a los que simplemente son paniaguados, estómagos agradecidos. Unos y otros contribuyen a la gran fiesta del partido, que no a la gran fiesta de la democracia.

Porque aunque dentro parezca reinar la euforia de miles, afuera hay millones de personas rumiando su desdicha. Me parece que los polí­ticos no van a darse cuenta de que tienen ante sí­ a la masa juvenil probablemente más desencantada de la historia reciente de España. Y no sólo jóvenes. A la generación compuesta por estudiantes muy preparados pero sin horizonte profesional, se suman trabajadores de toda í­ndole con hipotecas machacándoles hasta el dí­a de su muerte, montones de parados y aquellos que, aún trabajando, lo hacen bajo un contrato despreciable y temblando ante la perspectiva de perder el puesto en cualquier momento.

Es una masa de población que se está empobreciendo a una velocidad vertiginosa, lo que no impide que nos sigan subiendo el precio de los alimentos, el transporte, el combustible, todo. ¿Encima hay que soportar los consejos de austeridad de quienes no la conocen ni en pintura?

A lo largo de estos duros años de crisis, mientras la mayorí­a ha experimentado esa pérdida de poder adquisitivo, algunos se han hecho todaví­a más ricos. Y eso que la gente común y corriente (que suele tener dos dedos de frente) avisó tantas veces lo que al final inevitablemente sucedió: la burbuja inmobiliario-económica, explotarí­a. Todos los que se cobijaron en ella prosperando a costa de los demás tienen que regresar al sitio que ocupaban. ¿Se cubrieron bien el culo? Bueno, pues ahora hay que volver a tenerlo al aire, no pasa nada. Recordad aquellas grandes palabras: «Desnudo nací­, desnudo me hallo: nada pierdo, nada gano».

Son demasiadas las organizaciones aferradas al poder, mamando sin pudor del bote. Inmovilistas, impermeables, sin visión ni decencia. Demasiados cargos a la sopa boba, mucho golfo que no quiere perder la poltrona”¦ Y esto tarde o temprano tiene que cambiar.

He aquí­, para pensar un poquito, algunas consignas fruto de las protestas de los indignados que he podido leer estos dí­as:

-«No hay pan para tanto chorizo».
– «La banca al banquillo».
– «El pueblo no se calla, sabemos lo que falla».
– «Tu botin, mi crisis».
– «¿Dónde está la transición?
– «¿Por qué manda el mercado si no lo he votado?»
– «Apaga la TV, enciende tu mente».
– «Sembrad miseria y recogeréis rabia».
– «Rajoy y zapatero, marionetas del banquero».
– «Qué paí­s: nietos en paro y abuelos trabajando».

El poder de convocatoria de Internet a través de las redes sociales los tiene asustados. Tienen razón, Internet es el mismo diablo y lo esta removiendo todo. Por cierto, mirad las caras de los peligrosos agitadores manipulados por la izquierda radical (tal como algunos medios se han apresurado a predicar) :

Es momento de recordar una fecha: mayo del 68, cuando una protesta creciente en la capital francesa termina por derrocar al poderoso Charles de Gaulle, el presidente que hasta entonces era considerado como un auténtico Dios en todo el paí­s.

En la puerta del Sol de Madrid y en otras muchas de España, ciudadanos anónimos pero informados y ahora unidos, se han lanzado a la calle para proclamar su indignación. Se está haciendo de manera pací­fica y ante eso nadie puede esgrimir argumento contrario. Que la protesta no se tiña del color de ninguna bandera.

Parece que algo está empezando… adelante.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies