091: La vida qué mala es

«Las flores siguen perfumando el aire, los perros no han dejado de ladrar.» (091: La vida qué mala es)

Del legado de canciones de los granadinos 091, uno de los más grandes grupos que ha dado este paí­s, iremos entresacando en este blog algunos de sus textos llenos de intimidad, soledad o furia. Lucidez y poesí­a siempre.

El principal responsable de ello era José Ignacio Garcí­a Lapido, uno de los más brillantes letristas del Rock en español, arropado por la voz caracterí­stica del «Pitos» (José Antonio Garcí­a).

José Ignacio, José Antonio y Tacho González conformaron el núcleo inicial de la banda pero hay que añadir a Antonio Arias, bajo en los primeros discos y después en Lagartija Nick, a Ví­ctor Garcí­a Lapido, Ángel Doblas, Jacinto Rí­os y Francisco Cabello («Pacoco»).

José Antonio Garcí­a, la voz de 091

En El baile de la desesperación (1991), figuran brillantes canciones y en cuanto a guitarras, poderosas guitarras, una en particular: «La vida qué mala es» (otro dí­a iremos a por «La canción del espantapájaros»).

Se trata de uno de sus mejores discos. En él desarrollaron un sonido más puro en las guitarras que dio lugar a temas rápidos y potentes en combinación con otros llenos de imágenes y emociones, un disco con la correspondiente riqueza lírica de 091 y cercano en cuanto a actitud a lo que los andaluces ya mostraban en sus directos.

Un trabajo sin fisuras donde todo es interesante y ofrece algo, y en el que demostraron la música que les gustaba hacer ignorando las presiones de una posible fama y por supuesto de su discográfica Zafiro, con la que por cierto finalizarían aquí contrato.

«La vida que mala es» fue seguramente el éxito más importante para el grupo, al menos es con el que más se acercaron al número 1. Un canto a esta vida, perra y hermosa a partes iguales.

091 – La vida qué mala es

LETRA

Veí­as la vida como una carrera
y no naciste para ganar
por más que corrí­as no viste la meta
busca un hombro en el que llorar

Mi amigo dice que la vida es dura
siempre luchando y luego pa na
también me dice que no tiene cura
lo que el vino no puede curar.

Ehh, la vida, ehh qué mala es (bis)

Las flores siguen perfumando el aire
los perros no han dejado de ladrar
nosotros en cambio esperamos en balde
que en vez de fuego llueva maná.

Por más señales que halla en los caminos
por más estrellas que podamos seguir
iremos andando hacia ningún sitio
soñaremos que andamos sin movernos de aquí­

ehh, la vida, ehh qué mala es
la vida, la vida, la vida esӬque mala, que mala, que mala es (bis)

Dios aprieta pero no ahoga
se que esa es la verdad
nos pone suave el nudo en la soga
nos dejan abierta la puerta de atrás

Me lo dijo la mujer del dueño
donde iba a trabajar
tú como tu padre nunca fuiste bueno,
mal trigo, mala harina,Ӭmala harina, mal pan

ehh, la vida…”¨la vida, la vida la vida es…”¨Qué mala es, qué mala es…

3 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies