Hoy me pregunto

¿Por qué hemos de pensar en esta crisis peluda como un simple paréntesis entre perí­odos de riqueza, un mal necesario que desafortunadamente llegó y del que saldremos mejor y económicamente más fuertes?

¿Por qué? ¿Qué hay de las duras consecuencias que traerá por mucho tiempo para la inversión o el empleo?

¿Tenemos acaso las riendas del sistema capitalista controladas de cara a su sostenibilidad?

¿El liberalismo a ultranza ha de continuar su senda sin freno o deben los gobiernos y los ciudadanos poner algún tipo de trabas?

¿Permitirán poderosos y privilegiados otros rumbos, otros modelos económicos posibles?

¿No es inútil confiar en las previsiones de gurús de la economí­a internacional que hasta ahora han demostrado una lamentable miopí­a y nunca se ponen de acuerdo sobre las causas de lo sucedido?

De cara al futuro, ¿nos servirá de algo el mosqueo permanente con el que vivimos a causa de los excesos cometidos por sectores y agentes financieros?

¿Comprenderemos la lección de haber llevado las prácticas de la especulación a todas partes y a todos los niveles de las administraciones públicas e incluso de la población?

¿Aprenderán los nuevos estados a repartir racionalmente sus presupuestos entre sociedades con necesidades nuevas, distintas y cada vez más amplias o agigantarán su endeudamiento y en consecuencia el endeudamiento de todos?

¿No es más sombrí­amente cierto un horizonte de empobrecimiento progresivo para amplias capas sociales y una disolución de las clases medias?

Y sobre todo, ¿por qué en lo tocante a economí­a, motor de nuestras vidas y conjunto de técnicas que deberí­an formar parte de nuestra instrucción desde la infancia, seguimos siendo unos pobres ignorantes a los que mienten, engañan y falsean a diario?

2 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Privacidad y cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mismas Enlace a polí­tica de cookies y política de privacidad y aviso legal.

Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada


ACEPTAR
Aviso de cookies